La "cumbre" sahariana proclama su apoyo al Frente Polisario

La cumbre de países ribereños del Sahara ha proclamado su apoyo al Frente Polisario y al principio de autodeterminación del pueblo saharaui, a través de una declaración política en la que se reafirma que el Sahara occidental forma parte de la región y se rechazan implícitamente las aspiraciones de Marruecos a ser considerado un Estado miembro de la organización sahariana.

Los presidentes de Argelia, Níger, Malí, Chad y Mauritania y el primer ministro libio han decidido instituir una cumbre de la organización cada dos años, un consejo ministerial anual y cinco comisiones especializadas encargadas de llevar adelante un programa de cooperación económica, técnica y cultural.El proyecto de tratado de amistad y no agresión entre los países miembros será objeto de un examen posterior en 1982, por estimarse que sería prematuro el suscribirlo actualmente. Pese a ello, la declaración política insiste en la necesidad de consolidar «por medios apropiados» las relaciones entre los seis países de manera a convertir la región en una «zona de paz y prosperidad».

Los participantes solicitan también la revisión de las estructuras actuales de la ONU, en particular la del Consejo de Seguridad, con la intención de dar a los países del Tercer Mundo «el lugar que les corresponde en las relaciones internacionales ».

La declaración política considera que la retirada de fuerzas extranjeras y el desmantelamiento de las bases militares extranjeras en los países africanos y los países no alineados constituye una contribución determinante al reforzamiento de los principios de no alineamiento y una garantía de paz y seguridad.

Marruecos, que había pretendido participar en los trabajos de la cumbre, ha sufrido un grave revés político, que viene a añadirse a los de otros foros internacionales y contribuye a un mayor aislamiento diplomático. El Frente Polisario obtiene el apoyo esperado de los participantes, que, según los observadores, debe traducirse en un próximo reconocimiento de la RASD por la organización sahariana.

El presidente argelino, Chadli Bendjedid, expresó, a su regreso a Argel, la satisfacción que le habían producido los resultados de la cumbre, que, según dijo, pueden contribuir a fortalecer el papel y la dimensión de la Organización para la Unidad Africana (OUA).

El jefe del Estado argelino sostuvo dos entrevistas con el presidente mauritano y el primer ministro libio, en las que se habría tratado de «cuestiones bilaterales». El presidente Juna Uld Jaidallah manifestó posteriormente que visitaría Argel próximamente.

Los marroquíes, satisfechos

A pesar de que la reciente cumbre de Estados ribereños del Sahara exigió que se le permita a los saharauis ejercer su derecho a la autodeterminación, las autoridades marroquíes parecen satisfechas de lo que consideran escasos resultados de la reunión citada, informa nuestro corresponsal en Rabat, Domingo del Pino.El hecho de que los jefes de Estado de Argelia, Mali, Niger, Chad, Libia y Mauritania no lograran ponerse de acuerdo para establecer una autoridad superior saharaui, es considerado en Rabat como la prueba del deficiente alcance de la conferencia de ribereños del Sahara.

En Rabat, los medios oficiales se muestran igualmente tranquilizados por las declaraciones formuladas en Bamako por el presidente mauritano, Junna Uld Jaidala, según las cuales los acuerdos entre Nuakchot y el Polisario no obligan a Mauritania a reconocer a la RASD.

La prensa marroquí de ayer destacaba la difícil posición de un país solicitado por todos, como Mauritania, y que, sin embargo, quiere a toda costa mantener su neutralidad e independencia. El diario Al Maghrib, sin embargo, que se hacía eco de los rumores de una supuesta unión libio-mauritano-argelina, afirmaba que éstos han causado gran preocupación en la población negra del país vecino.

Por otra parte, en Rabat es casi imposible lograr una confirmación o desmentido del ataque contra las localidades del valle del río Draa, en el interior de las fronteras marroquíes de 1956, anunciado por el Polisario el fin de semana pasado como «el más importante de los que han tenido lugar hasta ahora contra Marruecos».

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de marzo de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50