Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los comerciantes de Kabul prosiguen su huelga

La huelga de comercios en Kabul, que ayer entró en su sexto día, ha originado una escasez de alimentos básicos y una ola de detenciones en toda la ciudad.Aunque la mayoría de los funcionarios públicos se han reintegrado a sus puestos de trabajo, después de una ausencia de tres días, continúa la protesta popular contra la presencia soviética en Afganistán y los enfrentamientos, ahora más aislados, entre manifestantes y las fuerzas gubernamentales.

Debido a la prolongada huelga que el pasado viernes motivó la imposición de la ley marcial en toda la capital, se comienza a nota una escasez de alimentos básicos: pan, azúcar, arroz y leche, principalmente.

Según fuentes occidentales, el Gobierno de Babrak Karmal ha obligado a la apertura de algunas fruterías y verdulerías, pero los mercados más importantes permanecen cerrados.

Mientras tanto, prosiguen los enfrentamientos en varias zonas de la ciudad y algunas fuentes señalan que las autoridades han ordenado detenciones masivas. Radio Kabul, por su parte, se limita a decir que se ha restablecido la calma en la capital.

Unos quinientos civiles perdieron la vida durante los últimos cinco días de disturbios, indican fuentes médicas.

Los combates entre las fuerzas rebeldes y los militares soviéticos y afganos continúan en las provincias nororientales de Paktiah y Nangarhare, señaló un portavoz del Jamiat Islami, uno de los seis grupos guerrilleros afganos.

El citado portavoz dijo, asimismo, que la población de Jalalabad, a cincuenta kilómetros de la frontera paquistaní, también ha declarado una huelga como la de Kabul.

Este rechazo popular de la presencia soviética ha asestado un «golpe mortal» al régimen pro Moscú de Babrak Karmal, indica un diplomático occidental que prefiere no ser identificado.

Los observadores occidentales estiman que la autoridad en Afganistán ya no está en manos del régimen de Karmal. En Kabul, señalan, los soviéticos se ocupan de todo.

Desde hace varios días ningún medio de comunicación afgano, ni la agencia soviética Tass, han mencionado al presidente afgano, y los observadores ya señalan a Assadullah Sarwari, segundo de Karmal, como su posible sustituto.

Un hecho que refuerza esta opinión, es que anoche la Tass citó a Sarwari y no a Karmal, cuando anunció que Kabul había vuelto a la normalidad.

La situación se ha normalizado en la capital afgana, escribió textualmente la agencia Tass.

Esta «normalización», tras los recientes disturbios, se ha logrado «gracias a las enérgicas acciones de las organizaciones del partido y Estado y de los órganos de seguridad afganas», agregó Tass.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de febrero de 1980