Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La España de la transición, vista por los fotógrafos

Manifestaciones populares y vida parlamentaria, dos constantes de la exposición

La recuperación de la calle para las manifestaciones populares, muchas de ellas violentas, y la instauración de una vida parlamentaria pluralista, aunque a veces aburrida y sin interés para los propios políticos, son dos de las constantes que han detectado en la época de la transición democrática los profesionales españoles de la fotografía informativa, ya que son los temas que predominan en la Primera Exposición de Fotografía Informativa sobre los últimos cinco años, que se inauguró ayer en la sala Redor, de Madrid.

«Con el advenimiento de la democracia se produjo en el campo de la información gráfica, al igual que en otros muchos terrenos, una explosión cualitativa y cuantitativa», dice Tino Calabuig, promotor de la exposición, «sólo que bastante más condicionada por cuarenta años de censura y represión, en los que la libre reproducción de la imagen estaba absolutamente prohibida. Por eso los cambios se han notado más en las imágenes que, por ejemplo, en el ámbito de la prensa escrita.»Un año ha estado Tino Calabuig recopilando materiales para la exposición, hasta lograr hacer una selección de cien fotografías de un buen número de profesionales españoles, «la mayor parte de ellos son de Madrid y Barcelona, porque son los sitios donde más concentración de prensa existe ». La exposición pretende cubrir los aspectos informativos más importantes de los últimos cinco años y es la primera de este tipo que se celebra en España.

La mayor parte de la muestra gráfica hace referencia de alguna manera a la evolución política de la España de los últimos años y se detiene especialmente en la acción, vida y personajes de la política; pero, sobre todo, en la vida de las manifestaciones callejeras, a las que presenta normalmente con un trasfondo bastante violento. «Contra lo que pueda parecer», añade el director de la exposición, «se trata de presentar la vida real, lo que ha sucedido y lo que está pasando de una forma profesional, a través del ojo mecánico de unos hombres que no sólo han recogido los aspectos violentos de manifestaciones, sucesos o desastres, sino que también muestran la vida de los espectáculos, del deporte o de la cultura. »

Debate profesional

Pero la intención divulgadora de una realidad nacional presentada en imágenes no es el único objetivo de la exposición. «Creo que la exposición puede también iniciar un debate entre los profesionales de la información gráfica. El material que aquí se muestre será únicamente un núcleo de discusión sobre el fenómeno de la fotografía informativa.»

El organizador de la exposición cree que es necesaria una reivindicación del fotógrafo en el campo de la información. «Por supuesto que ya ha pasado el tiempo en que el fotógrafo de un periódico se equiparaba al botones que traía los cafés, pero las publicaciones periódicas de este país siguen sacrificando la imagen en favor del texto.»

«Un problema con el que tropiezan con frecuencia en su vida profesional los fotógrafos españoles de prensa es el no entendimiento en el ajuste y la valoración que se le da al texto en el proceso de producción del periódico. La confección se hace en relación directa con el texto, cuando lo cierto es que merecería a veces la pena condensar el periodismo literario, hacerlo menos retórico, en favor de la inclusión de una buena fotografía. Y yocreo que existen en España buenos fotógrafos de prensa; lo que sucede es que no hay publicaciones, como pueden ser Life o el mismo Stern, que den suma importancia a la fotografía, o periódicos serios como algunos alemanes que, aunque publiquen en cada número tan sólo tres fotografías, éstas sean prácticamente de antología.»

La exposición, en la que participan 35 fotógrafos españoles de prensa, es en blanco y negro. No todas las fotos que se exponen han sido publicadas en la prensa, pero sí todas son consideradas como informativos. Tino Calabuig piensa trasladarla más tarde a Barcelona y a Bilbao. El material ha sido seleccionado de entre los propios auto res y de archivos de agencias de prensa y de periódicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de febrero de 1980