Campaña para el referéndum andaluz

El ex ministro Clavero abandona UCD para actuar con libertad en la campaña por el "sí"

En el quinto día de campaña por el referéndum de autonomía de Andalucía se ha producido la noticia más destacable de la misma, que es el abandono de UCD por Manuel Clavero, hasta ayer presidente regional del partido. El alejamiento del ex ministro de Cultura de las filas centristas se consumará probablemente la próxima semana con el abandono del escaño de diputado por Sevilla. La campaña continúa desarrollándose con cierta falta de nervio, hecho al que no son ajenas las trabas administrativas que pesan sobre la misma. Hasta este fin de semana, los partidos se han limitado a calentar motores, a empapelar discretamente las calles con una campaña en general desafortunada y sólo la Junta ha conseguido actos masivos en las «fiestas por la autonomía». Un dato destacado es la inactividad de UCD hasta el día de ayer, en que Rafael Arias-Salgado protagonizó su primer acto político en Córdoba.Manuel Clavero anunció ayer en Sevilla su decisión de dimitir en todos sus cargos en UCD y abandonar el partido. Aunque esta decisión no lleva consigo la pérdida automática de su escaño de diputado, el ex ministro de Cultura manifestó que en su ánimo está el «dejarlo todo» y que la próxima semana dilucidará en Madrid, con el presidente del Congreso y los responsables del grupo parlamentario centrista, el futuro de su escaño.

Más información

Relajado y con aspecto tranquilo -«después del parto se siente uno mejor»-, el señor Clavero afirmó que además de las razones que le llevaron a dimitir como ministro de Cultura en su momento, con posterioridad, tanto la convocatoria como la regulación del referéndum para la autonomía de Andalucía han ido aumentando los motivos de su disconformidad con la actuación del partido en relación con el referéndum del 28 de febrero.En su opinión, han sido incumplidos los acuerdos del comité ejecutivo y del consejo político de Sevilla, del 18 y 20 de enero, que determinaron su continuidad en UCD, a pesar de que había abandonado el Gobierno. Sustancialmente esas condiciones eran el reconocimiento a los miembros de la UCD sevillana del derecho de votar en conciencia; que se les liberara de la obligación de hacer campaña en favor del artículo 143 y, respecto a la posición personal de Manuel Clavero, presidente hasta ayer de la UCD regional andaluza, el compromiso adquirido por Adolfo Suárez de reconocerle el derecho a la libertad responsable de cara a la consulta autonómica.

«Lo que sí es cierto», dijo, «es que el principio de la libertad responsable parece que fue mal entendido y ante ello prefiero irme de UCD, porque quiero tener plena libertad de expresión sin los límites impuestos por la militancia en un partido político que propugna la abstención o el voto en blanco.» «Como mi decisión de abandonar UCD se deriva de la actitud del partido en relación con el referéndum, entiendo que debo exteriorizarla antes de su celebración», añadió.

El señor Clavero hizo un llamamiento a los miembros de su partido para que continúen trabajando en él, ya que no pretende su ruptura. Aunque la noticia se conoció ayer tarde y no fue posible pulsar las reacciones, no es de esperar que se produzcan dimisiones en cadena, que, en cualquier caso, quedarán limitadas a la provincia de Sevilla, donde la militancia de UCD es mayoritaria mente claverista. Anoche se conocían las bajas en el partido de Carmen Llopart, secretaria provincial del mismo; Rafael López Polanco, candidato a la alcaldía de Sevilla en las pasadas elecciones municipales, y otros cargos medios del partido, en su mayoría concejales del ayuntamiento de la capital.

El ministro de Hacienda y presidente provincial de UCD manifestó desconocer oficialmente la baja del señor Clavero en el partido, de la que se enteró por la radio. El señor García Añoveros afirmó que lamentaba el abandono, «porque es una pérdida para UCD, pero seguiremos adelante porque tenemos responsabilidades ante el electorado y ante el 28 de febrero ».

Por lo que respecta a los demás partidos andaluces, no fue posible obtener reacciones de todos ellos debido a la diáspora de líderes, que finalmente han entrado en campaña. El secretario de relaciones políticas del PSOE, Miguel Angel Pino, declaró al conocer la noticia que su partido considera que el abandono de la militancia en UCD es una exigencia para cualquier persona que quiera mantener una imagen presentable ante el pueblo andaluz, y añadió que esto demuestra que lo que está en juego no es una opción entre izquierda y derecha, sino la conquista de un derecho constitucional. Es de esperar una reacción similar en el PSA, cuyo secretario general hace semanas que invitó al señor Clavero a integrarse en las filas andalucistas. El PCE, por su parte, había valorado como un gesto de coherencia política la previsible dimisión del señor Clavero.

Este habló del Partido Social Liberal Andaluz (PSLA), partido que él fundó. Este recuerdo es para los observadores un indicio de que a pesar de reintegrarse a la universidad, el señor Clavero sigue pensando en la política.

Es posible que espere a que se aclaren algunas de las incógnitas que tiene planteadas Andalucía y después opte por quedarse en el claustro, resucitar el PSLA -lo que exigiría un esfuerzo económico y de militancia importante- o la búsqueda de un frente más amplio, que pasaría por la previa moderación de ciertos planteamientos políticos de los candidatos a integrarse en ese frente. El señor Clavero manifestó, sin embargo -y lo recalcó-, que no había mantenido contactos con Alejandro Rojas Marcos.

Finalmente manifestó que no se arrepentía de haber militado en UCD, porque sirvió de plataforma para llevar una política en favor de Andalucía que no hubiera sido posible desde un partido minoritario, como en cualquier caso hubiera sido el PSLA de no haberse integrado en el partido centrista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 16 de febrero de 1980.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50