Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

Una caricatura desdibujada

Tres comedietas en un acto, unidas por un escenario común: el bar americano. Un hombre -el hombre de bar- frente a tres mujeres de las llamadas -en la obra y en el tópico- de «vida alegre». Alonso Millán corre detrás del cuadro de costumbres -de malas costumbres-, de la actualidad en las relaciones sexuales, del argot del medio. Los demás corren más que él: no los alcanza. La caricatura se desdibuja, aunque a veces se hagan reconocibles algunos rasgos de personajes de la noche: el nuevo rico madrileño, el beato vendedor de objetos de sex-shop, el aristocratilla... Las mujeres «de la noche» responden al esquema de la explotación del hombre, de la picaresca de bar.Los tres hombres están interpretados por un solo actor, Rafael Alonso, de antigua eficacia, que busca en las caracterizaciones los mayores rasgos diferenciales de los tres personajes, que, a fin de cuentas, representan siempre la víctima. Las tres mujeres son Carmen Roldán, Marisol Ayuso, Yolanda Farr: esta última saca mejor partido de su papel.

Los misterios de la carne,

de Juan José Alonso Millán. Intérpretes: Rafael Alonso, Carmen Roldán, Marisol Ayuso y Yolanda Farr. Dirección: J. J. Alonso Millán.Teatro Valle-Inclán.

La dirección es de Alonso Millán; la ambientación y escenografía, de Emilio Burgos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de enero de 1980

Más información

  • "LOS MISTERIOS DE LA CARNE"