Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murió en Roma Pietro, Nenni, patriarca del socialismo italiano

Pietro Nenni, 88 años, padre del socialismo italiano, murió ayer, en su casa de Roma, mientras los italianos despedían el año 1979 y brindaban por un año mejor. El presidente del PSI murió de un colapso cardiocirculatorio y un bloqueo renal que se le había producido en la tarde del lunes. Hasta el último momento, los mejores especialistas romanos estuvieron luchando por la vida del indomable antifascista, protagonista de los últimos sesenta años de vida italiana. Le asistieron en su muerte sus hijas Luciana y Giuliana. Nenni había perdido una de sus cuatro hijas en un campo de concentración nazi.

A su domicilio romano, frente al famoso castillo Sant' Angelo, acudieron inmediatamente los principales políticos italianos. Detrás de su cadáver destacaba la bandera roja con la inscripción del Partido Socialista, un jarrón de azaleas rojas y muchos claveles, también rojos, por toda la habitación.Sobre la mesa de trabajo de Nenni, como último testimonio de su vida dedicada por completo al trabajo, hemos podido admirar ayer, casi con veneración, sus últimos apuntes a mano del discurso que estaba preparando para la importante reunión del Comité Central del Partido Socialista, que se abrirá el día 9, en un momento dramático de división interna del partido. Ya hay quien decía ayer que la muerte del «padre Nenni» podría ayudar a este partido tan importante en el país -y siempre tan lacerado- a encontrar de nuevo un punto de unidad, en un momento en el cual, para bien o para mal, es un partido que con un 10% de los votos reales y con un potencial de votos posibles de un 40% es hoy indispensable para la formación de cualquier Gobierno y, por tanto, para la gobernabilidad de Italia.

El más afectado por la muerte de Nenni ha sido el anciano presidente de la República, Sandro Pertini, viejo amigo de lucha y de partido del líder desaparecido. Pertini dejó inmediatamente Niza, donde descansaba, y acudió a la cabecera de Nenni muerto. «No haré ninguna declaración, dijo, con un nudo en la garganta, porque deseo, en este momento, sólo estar en silencio.»

Los elogios hechos al viejo Nenni han sido unánimes y, sobre todo, llenos de sinceridad y emoción. Benigno Zaccagnini, secretario general del Partido Democristiano, recordó que Nenni fue siempre «un gran protagonista de la libertad del país en la lucha contra el fascismo, y cuya conducta fue siempre ejemplar para todos».

Otro personaje que casi lloró ante los restos mortales de Nenni fue el anciano líder comunista Giorgio Améndola, quien puso de relieve su sentido de admiración por todo lo que Nenni «representa en la historia de nuestro país».

Mañana se celebrarán los funerales solemnes. Durante todo el día de ayer y de hoy los restos mortales de Nenni han estado expuestos al homenaje del público en la sede del Partido Socialista en la calle del Corso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de enero de 1980

Más información

  • Conmoción entre la clase política de Italia