El "ayatollah" Chariat-Madari se entrevista con Jomeini

El ayatollah Chariat-Madari, jefe religioso de la región de Azerbaiján (noreste de Irán), celebró ayer una entrevista con el imán Jomeini, en Teherán. La conversación, que duró media hora, fue calificada por la radio estatal de «útil y eficaz». La rivalidad entre partidarios de Jomeini y de Chariat-Madari ha provocado en los últimos días disturbios en Tabriz, donde el viernes fue proclamada la autonomía de la región en disconformidad con la nueva Constitución islámica.

Cierta tensión se apreciaba desde las primeras horas de ayer en la ciudad de Tabriz. La noche anterior, los partidarios de Jomeini se habían subido a las terrazas para gritar: «Alá akbar» y «Jomeini Akbar» («Dios es grande» y «Jomeini es grande»). Era esta una sutil protesta contra la oposición a la nueva Constitución de los partidarios del ayatollah Chariat-Madari, que son mayoría en Azerbaiján.La radio (que desde que fue ocupada emite en turco, en vez de en persa, y que mezcla los cantos revolucionarios con la música folklórica de la región) repitió durante todo el día un comunicado enviado desde Qom por Chariat-Madari. El ayatollah disidente pedía calma y rogaba a los habitantes de Tabriz que no se manifestaran, para evitar incidentes.

Sin embargo, los partidarios de Jomeini pidieron ayer a los bazaaris -propietarios de bazares- que cerraran sus negocios. La mayor parte (unos, por convencimiento, y otros, por temor a represalias) se hizo eco del llamamiento.

Poco antes del mediodía, unas 3.000 personas se concentraron frente a una mezquita cercana al Bazar, esperando la llegada del ayatollah Madani, hombre de confianza de Jomeini en la región. En las cercanías de la concentración menudearon los enfrentamientos entre grupos rivales.

En el cuartel general del ayatollah Seyed Yosaf Hokmabadi, representante de Chariat-Madari en Tabriz, se apreciaba también cierto nerviosismo. Trataban de ignora el cierre del Bazar y recalcaban que ellos también se consideran seguidores de Jomeini.

La llegada a Tabriz de una representación del Consejo de la Revolución se ha retrasado nuevamente. Incluso se duda ya de que con ella venga el ex primer ministro Melidi Bazargan.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La televisión he dejado de emitir por problemas técnicos (los especialistas que trabajaban en la emisora se han negado a colaborar con los ocupantes), y la radio anuncié que estaban a punto de llegar de Teherán algunos trabajadores de televisión que apoyan la postura opositora del ayatollah Chariat-Madari.

En las calles escasean los retratos de Jomeini y, en cambio, abundan los de su rival. Si bien oficialmente se niega esta rivalidad, parece bien claro que en la calle se interpreta la actual situación como un duelo entre los dos ayatollahs.

Por su parte, el ex primer ministro Mehdi Bazargan ha declarado, antes de partir hacia Tabriz, que, siguiendo el plan trazado de saneamiento de la Administración civil, también las fuerzas armadas iraníes deben ser «purgadas» de elementos contrarios a la revolución islámica, según informan agencias de prensa desde Teherán.

Tres personas más fueron ejecutadas ayer en Irán. Un coronel y dos civiles, acusados de participar en disturbios que causaron numerosas víctimas, fueron ejecutados en Chiraz, cien kilómetros al sur de Teherán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS