Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Cumbre" fracoalemana en Bonn

Las cuestiones europeas, la monetaria en particular, y las relaciones bilaterales, constituyen la sustancia de la reunión francoalemana iniciada ayer en Bonn y que terminará esta tarde.El presidente Giscard d'Estaing, su jefe de Gobierno, Raymond Barre, y seis de sus ministros, se desplazaron a la capital alemana para participar en las consultas.

Las relaciones Este-Oeste, la situación en Oriente Próximo y el desarrollo de la actual Asamblea General de las Naciones Unidas, centraron la primera conversación de Schmidt y Giscard.

La rutina del diálogo bianual franco-alemán, establecido en 1963 por los dirigentes de ambos países, una vez más será diluida por la «complicidad» que une a los dos protagonistas: el presidente liberal Valery Giscard d'Estaing y el canciller socialdemócrata Helmut Schmidt. En apariencia, no ocurrirá nada, pero mientras los socialistas franceses se afanan en la elaboración de un pomposo «proyecto de civilización» tras el cual se esconde, a secas, una simple estrategia electoralista destinada a «tomar» el palacio del Elíseo en 1981, su «colega» alemán continúa organizando el futuro europeo con el presidente francés.

El tema monetario, uno de los más importantes

Los problemas políticos, económicos y diplomáticos europeos ocuparán las conversaciones de los dos dirigentes más potentes de la Comunidad Económica Europea (CEE). El tema más agudo y actual será el monetario, tras las últimas borrascas provocadas por las caprichosas incertidumbres del dólar americano que, en última instancia, forzaron una revaluación más del marco alemán.Esta tensión especulativa, casi permanente, implica un desequilibrio serio en el aún no consolidado sistema monetario europeo (SME), ya que ninguna de las otras monedas comunitarias que lo integran es capaz de seguir la irresistible ascensión de la divisa de la República Federal. Las cuestiones energéticas referentes en particular a la reducción del consumo también serán analizadas en Bonn.

A nivel bilateral, las autoridades de París y Bonn tienen en estudio un vasto plan de colaboración aeronáutica que podría desembocar en la realización del sucesor del avión civil actualmente triunfante en el mundo, el Airbus. A largo plazo, los dos países. proyectan la construcción de un satélite de comunicaciones. Estos asuntos, de importancia capital para Europa occidental, si realmente pretende tomar distancias respecto a Estados Unidos, también pudieran ser objeto de decisiones al final de la cumbre entre los dirigentes francés y alemán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de octubre de 1979

Más información

  • Estudiarán los problemas europeos