Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Seguridad aplaza la votación sobre el problema palestino

La votación sobre el derecho a la existencia de un Estado palestino, cuestión que enfrenta frontalmente a Estados Unidos con el mundo árabe y el bloque socialista, fue evitada anoche, en última instancia, en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. El representante de Kuwait, que fue seguido por los de otros países árabes y africanos, pidió que no se votase la resolución en homenaje al dimitido embajador de Estados Unidos, Andrew Young, quien, siguiendo instrucciones del Departamento de Estado, hubiese tenido que oponer el veto.

Una vez tomada esta decisión, el señor Young, visiblemente emocionado, explicó su posición personal, al margen de la que había defendido en nombre de su país, sobre la política norteamericana en relación con el problema palestino. El ex embajador norteamericano recibió una de las mayores ovaciones que se recuerdan en las Naciones Unidas. El líder palestino Yasser Arafat, en un telegrama enviado mientras se desarrolló la sesión, alabó la postura del señor Young.Un proyecto de resolución más moderado que el inicial, pero en el que se reconoce al pueblo palestino su «derecho inalienable a la autodeterminación, la independencia nacional y la soberanía en Palestina», fue presen lado ante el Consejo por Senegal país que ocupa la presidencia del comité sobre los derechos del pueblo palestino, también conocido como comité de los 23.

Sin embargo, para que pued procederse a una votación en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, es condición imprescindible que sea uno de los quince países miembros (cinco permanentes y diez provisionales) quien solicite la votación, lo que no había sucedido hasta ayer por la noche, pese a lo numeroso y largo de las intervenciones.

El representante de Senegal, al presentar el proyecto de resolución, dijo que se había evitado la referencia a un «Estado palestino» para conseguir un mayor respaldo dentro del Consejo y que se habían introducido en la propuesta los términos de «independencia nacional y soberanía en Palestina».

El aplazamiento de la votación evita a Estados Unidos recurrir a su poder de veto y, por consiguiente, elude o aleja un enfrentamiento con los países ára bes moderados que, se temía en Washington, podría haber desembocado en la utilización del arma del petróleo contra Norteamérica.

Buena parte de los embajadores que participan en el debate sobre la cuestión palestina deberán abandonar Nueva York en las próximas veinticuatro o 48 horas, para asistir en La Habana a la cumbre de los países no alineados, donde se tratará también el problema de los derechos palestinos,

Mientras se desarrollaba una intensa actividad diplomática entre bastidores, los oradores que intervinieron ayer por la mañana en el debate condenaron unánimemente a Israel y defendieron los derechos palestinos. Jordania, la Unión Soviética, Zambia y Jamaica coincidieron en que la cuestión palestina es el «núcleo» del problema de Oriente Próximo, y su solución, condición sine qua non para la paz en el área, pero ninguno de ellos pidió la votación sobre la propuesta, con lo que Estados Unidos obtuvo un nuevo respiro en el espinoso debate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de agosto de 1979

Más información

  • Los árabes quisieron evitar un «mal trago» a Andrew Young