Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Que viva México", de Eisenstein, estrenada casi cincuenta años después de su rodaje

Inaugurado el XI Festival de Cine de Moscú

Cuarenta y siete años después de su rodaje y a los treinta y uno de la muerte del director, Serguei Mijallovich Eisenstein, se estrenó el pasado martes, en Moscú, el documental Que viva México, realizado por Grigori Alexandrov. Con esta película se inició el XI Festival Cinematográfico de Moscú, en el que participan 97 países, entre ellos España, que presenta al concurso el largometraje de Juan Antonio Bardem Siete días de enero.

El festival coincide este año con el 60.º aniversario de la firma del decreto, realizada por Lenin, que nacionalizaba la industria cinematográfica soviética y cuenta con la participación de representantes de la ONU, Unesco, Fuerzas Patrioticas de Chile y la Organización para la Liberación de Palestina. Durante el festival, que terminará el día 28, se celebrarán tres muestras: largometrajes, cortos de todos los géneros y películas de dibujos animados. Destaca la participación en el festival de las jóvenes generaciones de cineastas de países del Tercer Mundo y subdesarrollados de Asia, Africa y Latinoamérica.La sala de proyecciones del hotel Rossia fue el día de la inauguración el centro de atracción de los aficionados moscovitas, quienes desde primeras horas se congregaron para ver la llegada de los famosos italianos Claudia Cardinale, Cesare Zavattini, De Santis y Ettore Scola; el americano Ford Coppola, el japonés Tadashi Jmai, el escritor colombiano García Márquez, que visita por vez primera la URSS; el director polaco Kawalerowicz y el húngaro Zoltan Fabri.

De España ha llegado el representante de la Dirección General de Cinematografía, Claudio Niubo; los directores Juan Antonio Bardem, Martín Patino y Carlos Saura, que formará parte del jura do; el productor García Trueba; el actor Manuel Angel Egea; el di rector del Festival de Cine de Bilbao, Roberto Negro, y el director Julio Diamante. Además de Siete días de enero, nuestro país proyectará estos días en la capital soviética y otras capitales de las distinta repúblicas Rebeldía, Borrasca y Reflexiones de un salvaje. Por su parte, la Filmoteca Nacional ha enviado Lorca y la barraca, Réquiem andaluz y El globero. Al concurso de cine infantil se presenta Para ser amigos.

La Unión Soviética presenta al concurso El despegue, de dos horas y veinte minutos de duración, donde el director Sava Kulish narra la vida del padre de los cosmonautas soviéticos, el científico ruso Konstantin Tsiolkovsky, junto con el cortometraje ucraniano La vida feliz de Georgi Malenkov y las películas infantiles Andaba el perro debajo del piano y El rapto rápido de un caballo. Durante los días de celebración del festival se realizará el simposio sobre El aporte del cine soviético al desarrollo del cine mundial, y está abierta la exposición Sesenta años de cine soviético.

El estreno de Que viva México está considerado como uno de los acontecimientos más importantes del cine soviético. En los años treinta Eisenstein marchó a Estados Unidos, donde no se doblegó a las exigencias ideológicas de los norteamericanos. En 1931 y 1932 recorrió México acompañado del realizador Alexandroy y el cámara Eduardo Tisse, en un audaz intento de hacer la gran película histórica donde se reflejara un vasto panorama del pasado y presente de los indios mexicanos. Después de muchas dificultades, Hollywood se quedó con los 40.000 metros de película rodados y realizó una película titulada Viva México. Recuperados los negativos, Alexandrov, fiándose de los manuscritos y diseños de Eisenstein, ha culminado el proyecto. La película es un gran documento, realizado con lirismo y crueldad, sobre la realidad de aquel país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 1979