Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Macías intenta refugiarse en Camerún

Malabo (Guinea Ecuatorial)

Más de 150 personas han muerto en los últimos días en el distrito continental ecuatoguineano de Mongomo a manos de tropas leales al depuesto Macías Nguema, quien se ha adentrado en la selva del mismo distrito seguido de una pequeña guardia personal que intenta cruzar la frontera guineana con Camerún. Su búsqueda resulta muy difícil en plena estación de lluvias y en medio de unos bosques infestados de fieras desde que un decreto del ex presidente, fugitivo ahora, prohibiera las armas de fuego y, por tanto, la caza.

El teniente coronel Teodoro Obiang ha anunciado que la resistencia ha sido vencida y que el Consejo Militar Supremo controla todo el territorio continental. La situación en Malabo es tranquila, pero no se descartan relevos y cambios políticos a medio plazo.Entre las víctimas de la última resistencia del ex presidente Macías se encuentran muchos familiares de militares de la etnia fang sublevados contra el dictador derrocado, que tomó represalias contra miembros de su propia familia.

Según fuentes de la junta militar en el poder, Macías, antes de su huida, ha destruido 3.000 millones de ekueles (moneda local equivalente a la peseta) y ha sustraído sesenta millones de dólares en divisas extranjeras.

De acuerdo con las mismas fuentes, Teodesto Macías, de diecinueve años, hijo del ex presidente, medió entre su padre y el teniente coronel Teodoro Obiang para forzar la rendición de Macias. El joven acababa de regresar del extranjero en un vuelo de la compañía soviética Aeroflot, pero su mediación no dio ningún resultado.

En cuanto a la esposa del dictador Clar, que le abandonó hace unos meses, llegó ayer al aeropuerto de Malabo, procedente de Libreville. Ayer, delegaciones ecuatoguineanas enviadas al extranjero en misión oficial para solicitar ayuda internacional y preparar el reconocimiento diplomático del nuevo régimen regresaron a Malabo. Una de estas delegaciones visitó Camerún, y otra, Gabón, los dos países vecinos de Guinea Ecuatorial.

Pasa a página 3

Los altos cargos de la Administración derrocada permanecen en sus puestos

(Viene de primera página)Teodoro Obiang, que se resiste a ser llamado presidente y que insiste en el carácter colegiado del nuevo poder, es calificado en medios diplomáticos como un hombre moderado, pragmático y realista. Junto con él, forma parte destacada del Consejo Militar Supremo Salvador Elá Nseng, capitán del Ejército preso en la cárcel de Biabeach hasta el pasado viernes. Elá Nseng está considerado ahora como el «número dos» del nuevo régimen.

Las operaciones contra la resistencia de Macías han sido dirigidas, en el territorio continental, por otro hombre de la junta, el oficial de la Marina Bonifacio Mayé, destinado anteriormente en el distrito de Benito. Finalmente, integran también el Consejo el capitán Oñana y el teniente Brasulio.

Entre los civiles, ocupan un puesto relevante en el nuevo régimen Feliciano Mangué, secretario general de relaciones exteriores con el anterior régimen, y también el ministro de Asuntos Exteriores, Bonifacio Bañang. Por lo demás, todos los altos cargos de la Administración derrocada permanecen en sus puestos como si no hubiera ocurrido nada.

Chinos, soviéticos y cubanos no intervienen

La inactividad política ha sido la tónica de la actitud de los consejeros chinos, soviéticos y cubanos con sede en el territorio ante la caída del anterior gobernante. Los chinos, en particular, continúan con sus labores de asistencia técnica y no se ha producido hasta ahora ninguna fricción con los nuevos hombres en el poder. Cuatro médicos chinos fueron sorprendidos por el golpe en la ciudad de Nzagadong, ciudad natal del padre de Macías, donde éste se había refugiado, y allí continuaba hasta ayer, según fuentes diplomáticas.

Ayuda española

Por lo demás, la tranquilidad de las calles de la capital no se ha visto alterada, mientras Radio Malabo continúa transmitiendo música militar española, intercalada con breves espacios informativos dando cuenta de la situación.

Hoy es esperado en Matabo un vuelo especial en el que viaja el secretario de Estado del Ministerio de Asuntos Exteriores, Carlos Robles Piquer, y el subsecretario de Comercio, Blas Camacho Zancada, y un equipo de médicos que realizará un estudio sobre la preocupante situación sanitaria del país. En el mismo vuelo serán transportadas 33 toneladas de alimentos y medicinas de urgencia.

La CEE desbloquea créditos

La representación de España ante la CEE ha pedido a la Comisión de las Comunidades el desbloqueo de los créditos que la CEE había concedido a Guinea Ecuatorial en el marco del plan de la ayuda europea a los países signatarios de la convención de Lomé, segun informa Efe.

Esta ayuda estaba suspendida como consecuencia de la actuación del ex presidente Macías.

En virtud de esta gestión del Gobierno español, el delegado de la Comisión comunitaria en Camerún y Guinea Ecuatorial se entrevistó ayer en Malabo con el presidente del Consejo Militar Revolucionario, teniente coronel Teodoro Obiang Nguema, para determinar las modalidades de disfrute inmediato del total de los créditos de ocho millones de dólares que han sido desbloqueados, así como para estudiar la concesión de una eventual ayuda urgente compiementaria.

Por otra parte, una «operación de ayuda a Guinea Ecuatorial» va a ser lanzada por los grupos de la oposición ecuatoguineana al régimen de Macías en el exilio, y se canalizará desde la embajada de su país en Madrid, según el portavoz de uno de los grupos.

Leandro Mbomio, escultor y portavoz del Frente Anti-Macías, indicó que la oposición en el exilio no pretende hacer demagogia ni alardes revolucionarios, sino apqyar al nuevo régimen desde aquí, con labores humanitarias en favor de la población.

Otro de los problemas a resolver por la coordinadora de los grupos de oposición es el envío de algunas toneladas de ropa y medicinas, reunidas en anteriores campañas del FAM, que tienen almacenadas en Barcelona y para cuyo traslado a Guinea Ecuatorial no disponen de medios económicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de agosto de 1979

Más información