Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington descarta una intervencion armada

Mientras altos funcionarios norteamericanos repiten una y otra vez que Washington no tiene intención de intervenir militarmente en Nicaragua, la diplomacia estadounidense busca un tipo de mediación colectiva en el conflicto que permita sustituir la dictadura de Somoza por un Gobierno democrático moderadoEl secretario de Defensa, Harold Brown, descartó el domingo en una entrevista televisada la posibilidad de una intervención norteamericana en Nicaragua, y lo mismo hizo ayer el portavoz del Departamento de Estado.

Tras el rotundo fracaso sufrido en la Organización de Estados Americanos (OEA) por la propuesta de resolución sobre Nicaragua presentada por Cyrus Vance, en la que se contemplaba la posibilidad de crear una «fuerza interamericana de paz», no parece probable que el tema vuelva a surgir en un futuro inmediato.

Pero la resolución aprobada, con el voto favorable de diecisiete de los veinte países miembros de la OEA, entre los que se contaba Estados Unidos, pide a los países del hemisferio que efectúen las «gestiones a su alcance» para poner fin a la sangrienta guerra civil nicaragüense y a la dictadura de Anastasio Somoza. La ambigüedad de esta petición puede dar a Washington el suficiente espacio para desenvolverse en los próximos días.

Aparentemente Estados Unidos recurrirá a las cinco naciones del Pacto Andino (Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) para intentar un esfuerzo conjunto de mediación entre las guerrillas del Frente Sandinista y su Gobierno provisional, por un lado, y Anastasio Somoza y la Guardia Nacional, por otro.

Los contactos se mantienen por ahora en el más absoluto secreto, pero corren rumores no desmentidos de que el embajador plenipotenciario del Gobierno provisional revolucionario, el padre Miguel D'Escoto, mantuvo entrevistas con altos funcionarios del Departamento de Estado durante el pasado fin de semana. Del mismo modo, representantes de países que han mantenido buenas relaciones con los sandinistas, como Venezuela, parecen estar iniciando otros intentos de mediación.

Washington consiguió en la reunión de consulta de los cancilleres de la OEA la condena a nivel hemisférico del régimen de Somoza, que-estaba presente en el proyecto de resolución norteamericano, así como el llamamiento a elecciones libres y al establecimiento de un Gobierno democrático, y si no obtuvo una petición de alto el fuego ni el envío de una comisión mediadora, sí logró esta frase ambigua de realizar las «gestiones a su alcance», en la que basar sus iniciativas, evidentemente dirigidas a establecer un Gobierno en el que los sandinistas ocupen el menor lugar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 1979

Más información

  • Contactos del Gobierno provisional con el Departamento de Estado