Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estreno de "A través del huracán" de Monte Hellman y Jack Nicholson

Especialmente conocido por ser el protagonista de Alguien voló sobre el nido del cuco (Milos Forman, 1975), Chinatonn (Roman Polanski, 1974) o Conocimiento carnal (Mike Nichols, 1971), Jack Nicholson también ha trabajado como guionista y productor e incluso ha dirigido dos películas, Drive, he said (1970) y Gon'sounth (1977).

Famoso por sus películas basadas en cuentos de Edgar Allan Poe, Roger Corman también es el productor de las primeras películas de Francis Ford Coppola, Peter Bogdanovich o Martin Seorsese. A los veintiún años, Nicholson hace su primer papel en The crybaby killer ( 1958), una de las características películas serie B producidas por Corman. De la mano de Corman, Nicholson empieza a escribir guiones y a interesarse por la producción. Sus mejores trabajos de esta primera etapa de su carrera son los dos westerns, El tiroteo y A través del huracán, que en 1966 escribe, produce e interpreta a las órdenes de su amigo y colaborador Monte Hellman.A pesar de haber hecho sólo ocho películas en veinte años y del poco éxito comercial que alcanzan, Monte Hellman es altamente considerado por la crítica especializada. Entre nosotros es un desconocido hasta hace unos meses, cuando se estrenan sus otros dos westerns. El tiroteo, similar a A través del huracán en cuanto a producción, colaboradores y actores, pero con un tema más intelectualizado. Clayton Drumm (1977), rodada en Almería, finalizada por los coproductores italianos y que se exhibe Firmada por Tony Brandt, ayudante de dirección.

Sobre A través del huracán, que ayer se estrenó en Madrid, ha dicho Monte Hellman: « El 24 de diciembre de 1964, Roger Corman nos encargó dos westerns. El 1 de enero de 1965, Jack Nicholson alquila una oficina y se pone a trabajar en el guión de A través del huracán. Partimos de una idea original, sin ninguna fuente literaria. Hablamos, discutimos sobre el tipo de western que queríamos hacer y encontramos algunas ideas como punto de partida. En 45 días llegamos a la situación básica. Investigamos sobre la época, leímos memorias. Todo esto está en el guión definitivo. Es un guión muy estructurado, al contrario que el de Adrian Joyce para El tiroteo, porque lo escribió dejando que cada escena le llevase a la siguiente, sin saber cómo iba a terminar. No he escrito una línea de A través del huracán, pero colaboré estrechamente con Nicholson. Con Adrian Joyce trabajaba como con un actor, le animaba o desanimaba según las situaciones.

«En A través del huracán», finaliza Hellman, «quise destruir ciertas convenciones que siempre me han fastidiado. Mato al héroe a los quince minutos, el chico no seduce a la chica, etcétera. No soy consciente de cierto antihumanismo que se me reprocha. Sé que soy antisentimental. Y a menudo se confunde sentimentalismo con humanismo. Cuando se intenta no ser sentimental hay una apariencia de frialdad, pero para mí no se trata de frialdad, simplemente es la aceptación de los aspectos desagradables de los personales y el negarme a dar elementos que automáticamente hagan simpatizar al espectador con ellos. En A través del huracán podía haber sacado a Jack Nicholson mirando una foto de su madre, contando la historia de su tarta de cumpleaños o tocando la armónica. Son trucos muy fáciles. John Ford, que es un director a quien adoro, suele emplearlos. En este tipo de historias creaba un sentimiento de ternura hacia el joven inexperto para hacerle desaparecer al cuarto de hora y seguir con John Wayne hasta el final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 31 de mayo de 1979