Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empresario de Juan de la Cierva abandona el país

Juan de la Cierva, hermano del diputado de UCD Ricardo de la Cierva y propietario de la empresa Electroóptica Juan de la Cierva, SA, parece que ha abandonado el país y se encuentra en algún lugar no determinado de Estados Unidos, ante la difícil situación económica por la que atraviesa su empresa, según denuncian los representantes legales de su plantilla, integrada en su mayor parte por personal titulado de grado medio y superior. Electroóptica Juan de la Cierva, SA, fabrica productos de alta tecnología y actualmente trabajaba en varios proyectos clasificados por el Gobierno como secretos.Con la supuesta salida de Juan de la Cierva del país la empresa ha quedado abandonada y sus contratos, la mayor parte de ellos suscritos con la Administración y cobrados en un elevado porcentaje, en suspenso. De acuerdo con la información facilitada a EL PAÍS por los trabajadores, el principal afectado por el fraude que puede suponer esta situación es el Ministerio del Aire.

Concretamente este Ministerio había abonado ya la tercera parte del presupuesto de seiscientos millones de pesetas que importaba el proyecto DYAL, consistente en la fabricación de una bomba lista; es decir, un artefacto explosivo capacitado para perseguir un objetivo en vuelo. Según los trabajadores, el proyecto no había pasado de su estadio más elemental.

Dentro de los proyectos en los que trabajaba en la actualidad, Electroóptica Juan de la Cierva, SA, figuran algunos clasificados como altamente secretos y contratados con el Ministerio de Marina (denominado proyecto Meroka, en el que participaban también la Bazán y la empresa aérea Lockheed), con la Dirección General de Seguridad y con la Casa Civil del Rey. Con esta última se había contratado la red de comunicación personal del Rey, dentro del denominado proyecto Halcón.

La vinculación de la Administración en los trabajos desatendidos por la situación originada con la salida del país de Juan de la Cierva justifica el que el Ministerio del Aire haya procedido a precintar las instalaciones de la empresa en Alcobendas, concretamente de la nave donde se llevaban a cabo los trabajos militares.

Electroóptica Juan de la Cierva, SA, venía funcionando en base a créditos a la exportación, concedidos por el Banco Exterior de España y con el aval de la Compañía Aseguradora Oficial (Cesce).

Entre los trabajadores está extendida la opinión -fundada, según ellos- de que se trataría de liquidar la empresa para trasladar la tecnología creada por profesionales y financiación nacionales a otra sociedad de nueva creación en Estados Unidos, que igualmente asumiría, contratos ya firmados con la empresa española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 1979

Más información

  • Deja en suspenso contratos de importancia estratégica para el Ejército