Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La URSS denuncia un golpe de estado en Afganistán

En la Unión Soviética se ha reconocido ayer tarde el intento de golpe de estado preparado contra Afganistán, al parecer frustrado, y que se inició la pasada semana en la ciudad de Herat. En unas declaraciones hechas al corresponsal de la agencia Tass, el gobernador de dicha provincia ha señalado que algo más de 6.000 rebeldes, que usaron la influencia del clero reaccionario, consiguieron adueñarse de algunos cuarteles, arsenales y armamentos allí almacenados. Los rebeldes fueron sometidos y el golpe de estado, según se asegura desde esta capital, abortado.El gobernador ha dicho, asimismo, que se les ha ocupado documentos y dinero extranjero: «lo que supone que la provocación provenía de países vecinos». En la información de ayer hay que destacar que no se hace mención a Irán, y, por el contrario, se vuelve a insistir en que los contrarrevolucionarios habían sido preparados en Pakistán y China.

En otra declaración, el viceministro de Información y Cultura afgano, Abdul Kayw Nurzain, da por terminado el intento de golpe de estado y subraya que la provocación ha partido de la aristocracia feudal y de los clérigos reaccionarios, y acusa a la CIA de apoyar este intento para derribar la república democrática implantada en el pasado mes de abril.

En los últimos días se habían producido incidentes diplomáticos entre Irán y Afganistán, que culminaron con la expulsión del cónsul iraní en Herat y de un primer secretario afgano con residencía en Teherán. Por último, el corresponsal de Tass señala que la población civil ha tenido gran fuerza en la lucha contra los revolucionarios y apoyaron el aborto definitivo del golpe de estado.

El régimen procomunista de Afganístán se enfrenta con suprimera prueba importante desde que asu. mió el poder en abril de 1978, con estas luchas contra musulmanes rebeldes y disidentes tribales, dijeron ayer en Washington fuentes de la Administración Carter.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 1979

Más información

  • Fue abortado por el Gobierno prosoviético de Kabul