Nueva ronda de conversaciones EEUU-URSS sobre desarme convencional

La cuarta ronda de conversaciones sobre desarme convencional entre Estados Unidos y la Unión Soviética comenzará en México el próximo martes, 5 de diciembre, se informó ayer en la capital mexicana.Las delegaciones de ambas potencias se encontrarán aquí a invitación del Gobierno mexicano, que, sin embargo, no tendrá participación alguna en las reuniones.

Portavoces de las embajadas norteamericana y soviética precisaron que las sesiones se sostendrán alternadamente en las sedes diplomáticas respectivas.

Un portavoz estadounidense manifestó a Efe que será la cuarta ronda de conversaciones sobre el tema entre ambos países. Las tres primeras tuvieron lugar en Washington, en diciembre de 1977, y en Helsinki, en mayo y julio de este año.

La misma fuente informó que el encuentro terminará el 15 de diciembre y que sólo entonces se dará a conocer una declaración. El portavoz soviético puntualizó a su vez que para hablar a la prensa deberá haber un acuerdo previo entre los jefes de las dos delegaciones.

El jefe de la delegación norteamericana será Leslie Geld, director de la Oficina de Asuntos Políticos y Militares del Departamento de Estado. El jefe de la misión soviética fue identificado como Levi Mendelevich. La embajada de la URSS hizo hincapié en que los temas de la reunión serán confidenciales.

El portavoz norteamericano, a su vez, sólo señaló que la agenda se encuentra en el marco de un proyecto de restricciones globales de transferencia de armas convencionales. El mismo informante señaló que la delegación de su país no planea hacer declaración alguna al llegar y tampoco durante la duración del encuentro.

Se recuerda que hace dos meses México fue sede de una primera reunión latinoamericana para restringir la venta y circulación de armas convencionales en la región. Asimismo, México es sede del Organismo para la Proscripción de Armas Nucleares de la América Latina (OPANAL), que supervisa el cumplimiento del llamado Tratado de Tlatelolco, que asegura que las naciones firmantes no adquieran armas nucleares.

Una fuente de la cancillería mexicana indicó que el Gobierno de este país está dispuesto a ayudar a las delegaciones soviética y norteamericana en todo lo necesario. Subrayó finalmente que la diplomacia mexicana criticó duramente, en varias ocasiones, a las «superpotencias» por su falta de efectividad en llegar a conclusiones sobre el desarme.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de diciembre de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50