Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crisis entre Kinshasa y Bruselas

El presidente Mobutu Sese Seko prohibió categóricamente a sus diplomáticos en Bruselas, y en particular a su embajador, todo contacto con el ministro belga de Asuntos Exteriores, Henry Simonet, «incluso a riesgo de llegar a una ruptura de relaciones diplomáticas», según un despacho de la agencia de noticias zaireña AZAP.La irritación de Mobutu procede de unas declaraciones de Simonet, que reconocía la necesidad de utilizar todos los medios pacíficos para evitar masacres en Kolwezi, «incluidas negociaciones con el FLN del Congo». Ha despertado interés, en este sentido, el viaje que efectuará Simonet en septiembre a Angola.

Según Mobutu, esto es un «reconocimiento, de hecho, del movimiento rebelde que no duda en asesinar inocentes». Mobutu amenazó con susitituir a los 5.000 belgas residentes en Zaire por técnicos franceses, «ya que son los franceses los que mueren en Kolwezi».

En Bruselas, la embajada de Zaire calificó de «intoxicación» las informaciones de que el Ejército zaireño haya. participado en la masacre de población blanca. La BBC informaba ayer, desde Lusaka, que los primeros rescatados llegados a la capital de Zambia habían ratificado la participación de fuerzas zaireñas en las matanzas de europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 1978

Más información

  • Podria haber ruptura de relaciones