Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carter abandona su neutralidad respecto al Sahara

El Gobierno norteamericano tiene intención de vender a Marruecos aviones y helicópteros de combate, así como de revisar los acuerdos militares vigentes entre los dos países, que prohiben la utilización de armas estadounidenses fuera de las fronteras de Marruecos, lo que, en la práctica, dejará vía libre al ejército marroquí para emplear tales armas en la lucha contra el Frente Polisario, en el antiguo Sahara español.

La revelación de este cambio en la política norteamericana, que tendrá influencia en la situación de Africa y de Oriente Próximo, fue hecha ayer por Bernard Gwertzman, corresponsal diplomático del diario The New York Times. Tanto la venta de armamento como la revisión de los acuerdos militares con Marruecos, que se firmaron hace dieciocho años y son aún secretos, necesitarán de la aprobación del Congreso, y éste podría bloquear dichas actuaciones.La decisión de la Administración Carter estaría motivada, según el Times, por la preocupación respecto a la influencia soviética y cubana en Africa, que expresaron en Washington países aliados como Irán, Arabia Saudita, Egipto y el propio Marruecos. Estos países se habrían quejado del papel pasivo desempeñado por Norteamérica en el continente negro en los últimos años.

Hasta ahora, Washington se ha venido declarando neutral sobre el conflicto del Sahara, y continúa sin reconocer la soberanía de Marruecos y Mauritania sobre la antigua colonia española. Esta postura oficial fue confirmada el pasado mes de octubre por un alto funcionario del Departamento de Estado, que testificó ante un comité de la Cámara de Representantes. Para Estados Unidos, se dijo entonces, el conflicto debe resolverse desde una base regional, con la ayuda de la ONU y la OUA, pero sin que intervengan en él las grandes potencias.

Una delegación militar marroquí visitó Washington el pasado otoño, con una lista de peticiones de material bélico destinado a combatir la guerrilla polisaria, señala el artículo del Times. Ahora, el Gobierno Carter parece decidido a vender a Rabat veinticuatro aviones de reconocimiento, armado, del tipo OV-10 «Bronco», que fue utilizado en operaciones anti-guerrilla en Vietnam y también helicópteros de combate «Cobra», en la misma cantidad.

Pero dado que Washington no reconoce oficialmente el Sahara como territorio de Marruecos, y que los acuerdos militares prohíben el uso de armas norteamericanas fuera de sus fronteras, será necesario modificar el texto de tales acuerdos. Informes del Frente Polisario indicaron que, pese a la prohibición, Marruecos había utilizado en el Sahara aviones F-5, y que alguno de ellos había sido derribado por la guerrilla independentista.

Pese a la ambigua postura norteamericana respecto al Sahara, y a la reciente mejoría de las relaciones entre Washington y Argel, es evidente que Estados Unidos no desea un Estado independiente en el área, que podría estar bajo influencia argelina. A esto se une que Marruecos ha apoyado decisivamente la iniciativa de paz del líder egipcio, Anuar el Sadat, en Oriente Próximo. Sadat se entrevistará con Hassan II antes de llegar a Washington el próximo fin de semana y, presumiblemente, en la reunión se tratará el tema de la presencia soviético-cubana en Africa y de la reacción de Estados Unidos ante la misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de febrero de 1978

Más información

  • Washington quiere vender a Rabat aviones y helicópteros de combate