Camboya acusa a Vietnam de nuevas invasiones militares

Camboya afirmó ayer que las tropas vietnamitas han invadido el país a todo lo largo de los más de setecientos kilómetros de frontera común y amenazan la capital provincial de Svay Rieng, en la estratégica región del «pico del Loro». Estas afirmaciones han sido negadas por Vietnam, que insiste en la necesidad de iniciar «conversaciones sin demoras» para solucionar un conflicto que pudiera arrastrar a las dos grandes potencias asiáticas: Unión Soviética y República Popular de China.

Una declaración del ministro de Información y Propaganda de Camboya, leída por radio Phnom Penh, acusa a Vietnam de tratar de obligar a Camboya a unirse a una federación indochina dominada por el régimen de Hanoi.La misma emisora camboyana afirma que los vietnamitas han dado muerte a las autoridades locales de varios pueblos y que han internado a un número indeterminado de camboyanos en «campos estratégicos, como hacían los imperialistas norteamericanos en el pasado».

Estas acusaciones aportan, por primera vez desde que Camboya anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con Vietnam, el 31 de diciembre pasado, datos sobre la penetración de las tropas de Hanoi, según los cuales éstas se encontrarían a diez kilómetros de la capital provincial de Svay Rieng. Esta ciudad sería, según la citada emisora, el objetivo de las fuerzas vietnamitas.

En el sur de Camboya, en la provincia de Kompot, las tropas de Hanoi habrían penetrado trece kilómetros en territorio camboyano, apoderándose de varios pueblos, según la emisora, que afirma que este ataque habría sido rechazado, obligando a los vietnamitas a regresar a sus posiciones de partida al otro lado de la frontera.

Réplica de Vietnam

La delegación de Vietnam en las Naciones Unidas ha difundido unas declaraciones del primer ministro, Pham Van Dong, en las que apremia para una apertura de negociaciones entre las dos partes. «Estamos dispuestos a negociar con Camboya a cualquier nivel y sin demoras», afirma el primer ministro vietnamita.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Van Dong manifiesta su determinación de preservar la amistad entre los dos países y establecer fronteras amigas y convenientes para la salvaguardia de la independencia y la construcción pacífica de ambas partes.

El dirigente vietnamita acusa a Camboya de haber calumniado a Vietnam y advierte que «si Camboya persiste en sembrar el odio entre los dos pueblos, violando la soberanía territorial de Vietnam y cometiendo crímenes contra el pueblo vietnamita, además de negarse a dialogar, tendrá que asumir sus responsabilidades. Afirma que Vietnam ha actuado con paciencia y que sus Fuerzas Armadas en esta zona «se han visto obligadas a actuar en defensa propia».

Haciendo abstracción de las declaraciones de las dos partes, el estado actual del conflicto, según observadores militares occidentales, puede decirse que ha quedado circunscrito a la estratégica región del «pico del Loro», zona donde se encontraban los «santuarios» vietnamitas durante la guerra contra Estados Unidos. Al parecer, Hanoi, a raíz de los incidentes fronterizos de los dos últimos años, busca conservar su influencia en esta provincia en la que, durante la segunda guerra de Indochina, actuaron libremente, sin oposición alguna.

Los vietnamitas han reconocido, por otro lado, que los camboyanos habían atacado «brutalmente»las «nuevas unidades de producción» instaladas cerca de la frontera desde comienzos de 1977 y en las que fueron instalados refugiados de guerra, así como exiliados camboyanos que. huyeron de Camboya ante las drásticas medidas represivas de las autoridades de Phnom Penh.

Estas nuevas aldeas vietnamitas estarían enclavadas en territorios en litigio y que reclama Camboya. Un motivo similar provocó los incidentes fronterizos del pasado año entre Camboya y Thailandia.

En cualquier caso, círculos occidentales en Hong Kong temen que este conflicto pueda arrastrar a las dos naciones comunistas más poderosas: Unión Soviética y la República Popular de China.

Informes sin confirmar señalan que las tropas vietnamitas han encontrado entre los prisioneros camboyanos asesores militares chinos. En la evolución indochina la República Popular de China ha constituido no sólo el principal aliado de Camboya, sino, además, su único contacto con el mundo exterior. Por otro lado, la diplomacia de Pekín, tras la consolidación del régimen que preside Hua Kou-feng, tiene como uno de sus objetivos principales la extensión de su influencia en el sur de Asia.

Por su parte, Vietnam tiene su principal aliado en la Unión Soviética, mientras trata de realizar una apertura hacia el mundo occidental, Estados Unidos principalmente. Sus recelos hacia China son ancestrales, ya que históricamente ha sido objeto de agresiones chinas. Durante las guerras contra Francia, primero, y Estados Unidos, después, rehusó siempre, aun en los peores momentos, la presencia de su vecino chino del Norte.

Desigualdad de fuerzas

Desde el punto de vista militar, la superioridad de Vietnam es aplastante. Sólo en el sur del país dispone de un ejército de 600.000 hombres, más de mil carros de combate, trescientos aviones y potentes unidades de artillería. Se trata de un ejército aguerrido que ha salido triunfante en sus luchas durante treinta años contra los mejores ejércitos del mundo: Japón, Francia y Estados Unidos.

Por su parte, el ejército camboyano no llega apenas a los 100.000 hombres, carecen de carros de combate, su fuerza aérea es prácticamente nula y su artillería no llega a trescientas piezas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de enero de 1978.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50