Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Su hija y ocho millones, por el avión y los rehenes

Un italiano secuestró ayer un avión de Iberia con 37 personas a bordo, en un intento de recuperar a su hija, una niña de tres años, que vive actualmente en Costa de Marfil con su madre. Al filo de la medianoche, las conversaciones iniciadas en el aeropuerto de Abidjan con el secuestrador dieron resultado. Este dejó en libertad a sus rehenes y recibió a su hija y ocho millones y medio de pesetas.

El avión secuestrado, el Boeing-727 «Asturias», que cubre la línea regular Barcelona- Palma, despegó con toda normalidad del aeropuerto barcelonés del Prat a la hora prevista, con treinta pasajeros y siete tripulantes a bordo. Un cuarto de hora después se tuvo la primera noticia del secuestro, cuando el comandante de la aeronave, José Luis Recuenco, comunicó a control que uno de los pasajeros, amenazándole con un fusil de calibre 22 y, según parece, también con una pistola, le obligó a desviar el rumbo.El secuestrador, apellidado Porcari, no era residente en España o, al menos, no hay constancia de que lo fuera legalmente. Según se ha podido averiguar en el aeropuerto barcelonés, Porcari compró un billete en el vuele de Palma minutos antes de que despegara el avión y le fue asignado uno que poco antes había sido anulado.

Porcari indicó al comandante Recuenco que se dirigiera a Orán, pero, ante la escasez de combustible, éste decidió poner rumbo hacia Argel, a cuyo aeropuerto llegó el avión, sin novedad, alas dos de a tarde. El Boeing quedó aparca o en una pista alejada y rodeado de una fuerte vigilancia. A petición del comandante se repostó el avión de combustible y, a las 15.12, siempre en hora española, se reemprendió el vuelo con destino a Abidjan, capital de Costa de Marfil.

A través de las constantes comunicaciones del comandante Recuenco con las bases de operaciones de Iberia en Las Palmas y Madrid, se pudo saber que pasaje y tripulación no han perdido la serenidad en ningún momento, por lo que no se ha registrado a bordo ningún incidente.

A través de uno de estos mensajes, hacia las seis y media de la tarde, pudieron conocerse las condiciones del secuestrador: conseguir reunirse con su hija y ocho millones y medio de pesetas.

Porcari pidió que se entrara en contacto con un abogado turinés llamado Cosentino Giovanni, para que éste a su vez contactara con su hija. Consuelo Porcari, en Abidjan, para que estuviera en el aeropuerto a la llegada del avión secuestrado. Estos detalles han sido confirmados a EL PAIS por el propio señor Giovanni.

Según parece, en el trasfondo del secuestro hay un drama familiar. Consuelo Porcari permanece desde hace tiempo en Abidjan, casada ahora con un alto personaje de Costa de Marfil y en compañía de la hija de Porcari.

Poco después de las ocho de la tarde, aterrizó sin novedad el avión secuestrado en el aeropuerto militar de Abidjan, en una pista de emergencia y en medio de un importante dispositivo de seguridad. El secuestrador y sus rehenes permanecían a bordo. Una azafata bajó por comida y una pasajera bajó también para conseguir la devolución de la niña a su padre.

Porcari tiene la intención, según parece, de dirigir el avión a Turín, donde se entregaría a las autoridades italianas.

El final feliz del secuestro ha sido posible merced a las gestiones directas con Porcari de los embajadores de España e Italia en Abdijan y de varias autoridades marfileñas. Tras varias horas de conversaciones, Porcari recibió a su hija, llamada Rita, y una suma en francos marfileños equivalente a unos ocho millones y medio de pesetas.

Porcari, según se ha Informado en el aeropuerto de Barcelona, tenía un billete, Barcelona-Palma en el vuelo 025, que salió a las 11.05. No obstante, como Viera el dispositivo de seguridad montado con relación a los pasajeros, cambió apresuradamente el billete por otro para el vuelo 027, de las 13.15, en el que no hubo registros preventivos.

Según se ha informado a EL PAIS, los registros se hacen en Barcelona en todos los vuelos internacionales, pero en los nacionales sólo se hacen esporádicamente. Esto ha posibilitado que Porcari subiera al avión con un fusil y una pistola.

Estos son los rehenes Pasajeros:

Francisco Lomena, Oscar Esteban, Jaime Roselló, Pedro Ventura, Sara Balaguer, Pedro Arribas, Carmen Mascaro, Michel Boucher, Manuel la Torre, Elvira Pelaez, Petra María Ripoll, Juan Fernández, María Juana la Fuente, Lucía Ruiz, José Presa, Irene Bernats, Alfonso Martínez, Juan Esterellas, Carmen Cortés, María Pilar Armsen, Miguel Tarín, Juan Mayol, Dolores Navarro, Jaime Ribot, Andrés Fernández, Javier Tamarit, Yolanda Illas, Ester Illas y María Teresa Llobet.

Tripulación:

Comandante primero, José Luis Recuenco; comandante segundo, Miguel Renedo, y mecánico, Joaquín María Alfaro. Tripulación auxiliar: azafatas, señoritas Máquez Ivorra y Puerta Fernández, y auxiliares de vuelo, señores Méndez Cardenal, Cabrera Rodríguez y Atienza Artiga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1977

Más información

  • Un Boeing de Iberia, con 37 personas a bordo, secuestrado por un italiano