Continúan los incidentes en Sudáfrica

Por lo menos 14 negros africanos resultaron muertos y unos 28 heridos al disparar la policía contra una manifestación en Port Elisabeth, una de las escasas ciudades de Africa del Sur que había logrado sustraerse hasta ahora a las revueltas africanas contra la discriminación racial y el apartheid.Fuentes policiales indicaron que el número de personas muertas en Port Elisabeth a causa de la ola de violencia de las últimas veinticuatro horas podría elevarse a 18. Los disturbios comenzaron el miércoles, se prolongaron toda la noche y la mañana del jueves.

En otras zonas continuaron las detenciones masivas que han ordenado las autoridades, como única respuesta a las exigencias de la población negra. En Durban fueron detenidas ayer seis personas, entre ellas Bobby Mari, coautor del libro «Mujeres sin hombres», que trata del problema de la separación de las familias negras que imponen las leyes del apartheid.

El diario comunista «Morning Star» informaba en su edición de ayer que Rodesia ha lanzado una campaña masiva de reclutamiento de mercenarios. Los combates y enfrentamientos con las guerrillas ganan en intensidad, y nuevamente se produjeron ataques contra plantaciones de blancos en las fronteras próximas con Mozambique.

Un portavoz del Foreign Office declaró ayer que había que acoger con cierta cautela la información aparecida en el «Morning Star», que aseguraba, entre otras cuestiones, que unos 100.000 ex soldados británicos habían recibido cartas personales del Gobierno de Ian Smith con interesantes ofertas económicas para ir a combatir contra los guerrilleros africanos de Rodesia.

En lo que se refiere a Namibia, uno de los grandes dolores del cabeza del Gobierno de Vorster hoy, la decisión de la Conferencia Constitucional de Namibia, inspirada por Pretoria, de conceder la independencia a ese territorio para diciembre de 1978, que los líderes del Partido Popular del Sudoeste Africano (SWAPO) rechazan, podría acelerar las contradicciones internas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Los jefes tribales conservadores de los distintos bantustanes, que son los que se prestaron a la maniobra sudafricana, ven su autoridad cada vez más cuestionada por las jóvenes generaciones de sus propias tribus, que prefieren unirse al, SWAPO, SWANU y otros partidos, radicales o moderados, pero que rechazan cualquier solución de tipo colonial como la propuesta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS