Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

El señor Ranera,

procurador de los Tribunales barceloneses, ha depositado en el Juzgado número 6 de la Ciudad Condal, la cantidad de 72,8 millones de pesetas, el diez por ciento del valor en que ha sido tasado el Barcelona Hilton. Es esta la quinta vez que este hotel -cinco estrellas- sale a subasta para responder de las deudas que tienen pendientes sus propietarios y la segunda que el señor Ranera deposita ese mismo montón de millones. Si en plazo de ocho días no se hacen efectivos el 90 por ciento restante -655 millones- el señor Ranera, o los clientes en cuyo nombre actúa, perderían como la vez anterior su abultada fianza. Pero, en realidad, ese dinero no se pierde puesto que, muy probablemente, son los propitarios del hotel quienes han acudido a la subasta: con este truco legal consiguen un aplazamiento en la adjudicación del inmueble a terceros y abonan algunas de las deudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1976