Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villar Mir negocia un crédito con la Banca americana

El ministro de Hacienda insistió ayer en las Cortes al presentar el proyecto de ley de actuación económica en la necesidad de reducir el déficit exterior que viene registrando España en los últimos años. Señaló que espera que en 1976 este déficit debe quedar por debajo de los 3.000 millones de dólares (balanza corriente) y de los 1.500 millones de dólares en 1978. Insistió también en la necesidad de controlar el alza de los precios para dejar el índice de inflación en torno al 10 por 100 en los próximos años.

Mientras el ministro señalaba estos objetivos, la cotización bursátil se desploma día tras día y en esta ocasión la inquietud más importante que alerta a los inversores proviene de las expectativas económicas.En las últimas sesiones de la Bolsa de Madrid el fantasma de un índice de inflación superior al 3 por 100 para el mes de mayo y de unas cifras de comercio exterior en el mismo mes superiores a los 100.000 millones de pesetas para las importaciones e inferiores a los 50.000 millones de pesetas para las exportaciones, provocaban un abstencionismo comprador propio de «sesiones negras».

Para muchos economistas, algunos bien situados en las atalayas de la prospección de la coyuntura económica, la situación lejos de clarificarse tiende a empeorar y las tesis de latinoamericanización de nuestra economía ganan adeptos por día.

En esta tesitura el ministro de Hacienda ha anunciado un viaje a los Estados Unidos junto con altos cargos de otros ministerios económicos. El viaje sigue al reciente de los Reyes que ha causado indudablemente una excelente imagen entre políticos y financieros americanos.

Según hemos podido saber en medios financieros nacionales y extranjeros afincados en Madrid y en menor medida en medios de la propia Administración, que al parecer está al margen del tema, el objetivo básico de Villar es adelantar o quizás cerrar las negociaciones para un crédito sindicado de bancos americanos por valor de 1.000 (algunos apuntar como posible incluso la cifra de 2.000) millones de dólares.

Información en pág. 33

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de junio de 1976

Más información

  • Mientras se desploma la Bolsa