Los Warriors, campeones de la NBA: cuestión de fe

El equipo de San Francisco supo ser más campeón que los Celtics, y se anotó en Boston su cuarto campeonato en ocho años al resolver (103-90) la eliminatoria sin agotarla (4-2)

Stephen Curry (derecha) celebra con Klay Thompson la victoria en la final de la NBA ante los Celtics, este jueves en Boston.
Stephen Curry (derecha) celebra con Klay Thompson la victoria en la final de la NBA ante los Celtics, este jueves en Boston.Steven Senne (AP)

Hacía rato que la final ya era historia del baloncesto en el TD Arena de Boston. Los aficionados de los Celtics habían plegado las velas de su naufragio, y Stephen Curry y Klay Thompson bailaban dando saltitos sobre la plataforma en la que minutos antes habían recibido en el centro de la cancha el trofeo de campeones de la NBA, el cuarto que en ocho años consiguen para su equipo, los Golden State Warriors. Sobre sus cabezas, 17 banderolas colgaban del techo por cada uno de los anillos ganados en un pasado demasiado lejano por los Celtics, que sucumbieron bajo el empuje de un rival que dominó siempre, salvo un brevísimo paréntesis en el arranque. Los de San Francisco habían sentenciado (103-90) la eliminatoria sin necesidad de agotarla (4-2).

Al borde de la cancha, Jeff, un aficionado a los Warriors, se erguía de puntillas para tratar de capturar con su móvil cómo dos viejos amigos saboreaban el triunfo. Casi sin voz de tanto animar, contó que había comprado con descuento, antes del comienzo de la temporada, las entradas para el sexto y séptimo partido de la eliminatoria, mucho antes de saber si los suyos los iban a jugar. “Era la manera de conseguir precios que alguien como yo puede pagar”, añadió. Jeff es un hombre de fe. Y esta generación de jugadores, que ha logrado regresar a la cumbre del baloncesto cuatro años después, ha dejado claro que también lo es.

Fe en que había vida después del infierno de las lesiones, que acosaron a Klay Thompson (rodilla y talón de Aquiles) y deshicieron el trío que forma desde hace una década con Curry y con el puntal defensivo del equipo, Draymond Green. Y fe también, por encima de las críticas, en Curry, la estrella de estos Warriors, un jugador al que, pese a haber agotado los superlativos, se le acentuó el jueves en Boston esa cara de hermano pequeño que tiene, cuando, a falta de 22 segundos para el final, se fue a la banda y se abrazó a su padre, Dell, antes de volver a la cancha entre lágrimas. Luego, de nuevo como un niño, justificó su travesura: “No pude dejar escapar un momento tan especial”.

El triunfo de los Warriors en la temporada del 75º aniversario de la liga es la consagración del mejor tirador de larga distancia, una distancia, a veces, directamente sideral, de la historia. Había ganado otros tres anillos, pero nunca se había apuntado tanto mérito, bien por demérito contrario (Cleveland Cavaliers, en 2015) o bien por la alargada sombra del ciclón Kevin Durant, con el que compartió vestuario dos en dos victorias (2017 y 2018). El jueves también se llevó por primera vez el premio MVP, al mejor jugador de la final.

Curry acaba la serie como el máximo anotador de cinco de los seis partidos (con 34, 29, 31, 43 y, de nuevo 34 puntos, respectivamente). Y cuando no lo fue, en el quinto (16), dieron un paso adelante otros, como el propio Thompson, Kevon Looney, Gary Payton II, Jordan Poole o Andrew Wiggins, para quien este triunfo también sabe a confirmación tras una carrera llena de promesas y decepciones.

Los aficionados de Boston se repetían estos días para convencerse a sí mismos que los Celtics habían demostrado ser mejor equipo este año. No fue suficiente para sobreponerse al cansancio, los nervios y el lamentable rendimiento de su estrella, Jayson Tatum, que tendrá que esperar a otro momento decisivo para demostrar, cuando se demuestran esas cosas, que merece un sitio entre los más grandes.

Empezaron la eliminatoria de la mejor manera posible: ganando a domicilio, y apuntándose la victoria en dos de los tres primeros partidos. Pero luego les pasó lo que no les había pasado desde el mes de marzo: perdieron dos veces seguidas. No solo eso: el jueves perdieron una tercera (y definitiva). Su entrenador, Ime Udoka, justificó después en la sala de prensa a su equipo, al que ha llevado con mano dura y estilo propio: “Duele habernos quedado tan cerca, pero el futuro es brillante. Esto solo es el principio”. ¿Y Tatum? “Debe entender cuál es su lugar en esta liga. Esto ha sido una dura lección para él”. Durante el sexto partido, la afición que se volcó en la remontada y amenazaba con tirar el estadio abajo cada vez que los suyos hacían algo, por poco que fuera, acabó abucheando a sus jugadores.

Fue a medida que fueron dándose cuenta de que los Warriors, sencillamente, supieron ser más campeones. Porque así es como se restaura la fe en una dinastía.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Iker Seisdedos

Es corresponsal de EL PAÍS en Washington. Licenciado en Derecho Económico por la Universidad de Deusto y máster de Periodismo UAM / EL PAÍS, trabaja en el diario desde 2004, casi siempre vinculado al área cultural. Tras su paso por las secciones El Viajero, Tentaciones y El País Semanal, ha sido redactor jefe de Domingo, Ideas, Cultura y Babelia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS