Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía pide investigar “la identidad del donante” de Abidal

El ministerio público tiene dudas sobre la documentación aportada por el exfutbolista en el trasplante de hígado

Éric Abidal.

La Fiscalía ha pedido al Juzgado de Instrucción número 28 de Barcelona la apertura de nuevas investigaciones para "determinar con exactitud la identidad del donante" del hígado recibido en 2012 por Éric Abidal, exjugador del Barça y actual secretario técnico del club. En un escrito remitido al juez el pasado viernes, el fiscal —que ya ha ordenado algunas diligencias— considera necesario "esclarecer las diferencias halladas hasta la fecha en la distinta documentación" de la causa, según consta en un breve comunicado hecho público en la mañana de este lunes.

La decisión revela que el ministerio público ha tenido acceso a información —que no ha trascendido— que le ha hecho dudar sobre algunos de los documentos o evidencias presentados por la familia Abidal al Hospital Clínic de Barcelona para lograr el trasplante, del que fue donante vivo un medio primo del futbolista llamado Gerard y residente en Lyon (Francia). El archivo de la primera investigación del caso, decretado por el juez el pasado mes de abril con el beneplácito de la Fiscalía, es firme ya que este no fue recurrido.

"La petición de abrir una nueva investigación debe estar basada en nuevos indicios. No es posible hacerlo por hechos ya conocidos antes del archivo", han recordado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. La petición de la Fiscalía, por tanto, no puede estar basada en el contenido de las escuchas telefónicas en las que el expresidente del Barça y otra persona hablaban de una supuesta "compra del hígado" implantado a Abidal ni en las "irregularidades administrativas" ya detectadas por el juez —como la falta de una copia del pasaporte del donante, en el expediente del Hospital Clínic— durante las primeras pesquisas.

La decisión del fiscal se produjo solo dos días después de que la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) cerrara su propia investigación sin hallar ninguna irregularidad en el caso.Tras revisar junto a la Generalitat y el Clínic el procedimiento del trasplante, la ONT afirmó que desde el punto de vista sanitario la operación  "se realizó conforme a la legislación vigente y a la buena práctica clínica". Un portavoz de la entidad explicó ayer que "fuera de este ámbito" no puede posicionarse y recordó la intención de la ONT "de personarse como acusación particular" si el juez decide abrir nuevas diligencias.

El caso Abidal nació como una pieza separada de las investigaciones contra Sandro Rosell dirigidas por la Audiencia Nacional. Tras interceptar la conversación sobre la supuesta compra del hígado, este tribunal remitió el caso a un juzgado de Barcelona por un presunto delito de tráfico de órganos. El juez solicitó entonces el expediente del proceso clínico al hospital y remitió a Francia una comisión rogatoria para averiguar si Gerard había cobrado por donar parte de su hígado. Las autoridades francesas, sin embargo, respondieron que el tipo penal no se correspondía con el de España y no facilitaron ningún dato más, tras lo que el juzgado de Barcelona archivó el caso.

En el expediente del caso figura todo el proceso seguido hasta llegar al trasplante. La ley española prohíbe cualquier compensación económica para el donante y exige que exista un vínculo afectivo previo entre este y el enfermo para descartarlo. Aunque no es necesario que donante y receptor sean familiares, en la mayoría de las ocasiones sí lo son al dar el parentesco mayores garantías que el gesto es realmente altruista.

Los sistemas de control prevén tres niveles. El primero es una entrevista con el equipo médico que realizará la operación. El segundo, el estudio detallado del caso por el comité de ética del hospital. Finalmente, toda la información deberá ser ratificada ante un juez. El trasplante de Abidal pasó sin problemas todos estos pasos, según la información conocida hasta la fecha.

En el expediente constan las partidas de nacimiento de los cinco familiares estudiados, según fuentes conocedoras del caso. El nexo en común es la abuela de Abidal, nacida en Martinica, un territoprio de ultramar perteneciente a Francia. Esta tuvo un hijo de una primera relación que fue el padre del futbolista y una hija en otra que acabó por ser la madre de Gerard. Durante las entrevistas, se comprobó que el donante disfrutaba de una buena posición profesional y económica, y que la relación entre este y su medio primo era cercana desde hacía muchos años, según fuentes del caso.

De hecho, Gerard no fue la única opción como donante. También lo fueron su hermano, descartado por problemas de salud, y un amigo, también rechazado por tener un hígado de menor tamaño.

El expresidente del Barcelona Sandro Rosell negó haber comprado de manera ilegal un hígado para Abidal. "Se está sacando de contexto una conversación telefónica, tratando de atribuirme afirmaciones que no dije y quien las dijo, no tenía ni los datos, ni la intención que se pretende dar", afirmó el 7 de julio mediante un comunicado emitido desde la prisión de Soto del Real, donde se encuentra en prisión preventiva.

El Hospital Clínic, por su parte, no quiso ofrecer ayer nueva información y se remitió a lo ya expresado: que toda la documentación requerida para un trasplante hepático de donante vivo estaba “en regla”.

 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información