Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ONT concluye que el trasplante de Abidal se realizó conforme a la ley

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) asegura que el exjugador "estuvo en lista de espera para trasplante de donante fallecido" y anuncia que se personará si se reabre el caso

Gerard, primo de Abidal, y el ex futbolista, en el hospital en 2012 en una imagen publicada por el propio jugador.

La Organización Nacional de Trasplantes (ONT) ha concluido que el trasplante hepático al que se sometió el exjugador del Barça y actual secretario técnico del club Éric Abidal, se realizó “conforme a la ley”. La ONT había abierto una investigación hace dos semanas al conocerse el contenido de unas llamadas intervenidas por la Guardia Civil al expresidente del Barça, Sandro Rosell, en las que apuntaba a una posible compra ilegal del órgano. El trasplante era necesario para la recuperación del exjugador, al que se le diagnosticó un tumor hepático en 2011. 

La ONT ha asegurado que, tras revisar "cada uno de los pasos del proceso en el ámbito de sus competencias" —esto es, desde el punto de vista clínico y sanitario—, se puede concluir que el trasplante "se realizó conforme a la legislación vigente y a la buena práctica clínica". La ONT ha revisado el procedimiento en colaboración con al Departamento de Salud de la Generalitat y el hospital Clínic de Barcelona, el centro donde se realizó la intervención.

Tras las pesquisas, la ONT ha confirmado que Abidal estaba en lista de espera para trasplante de donante fallecido pero, ante la evolución de su enfermedad, el equipo médico sopesó la opción de un trasplante hepático de donante vivo. Un hombre que Abidal presentó entonces como su primo (se llamaba Gerard y residía en Francia) fue finalmente su donante.  

Las conversaciones intervenidas a Rosell, sin embargo, también ponían en duda el parentesco entre ellos. La ONT, no obstante, ha asegurado que "las identidades del donante y el receptor y el parentesco entre ambos fueron comprobadas documentalmente en el centro". De hecho, la organización ha matizado que, pese a que en la donación entre vivos no se exige explícitamente que tenga que producirse en el ámbito familiar, como el receptor y el donante manifestaron tener una relación de parentesco, el hospital la verificó documentalmente: en el expediente del centro consta el acta de nacimiento y el libro de familia de ambos, según la ONT, "de los que se deduce que son primos hermanos". Para acallar las sospechas sobre su trasplante y su vínculo familiar con el donante, Abidal también publicó una fotografía de los dos tras la intervención.

La ONT ha insistido en que tanto el exjugador como su donante pasaron por todos los filtros de seguridad que requiere este tipo de trasplantes para asegurar que la donación se hace de forma voluntaria y altruista, sin presión económica o de otro tipo. Así, Abidal y su primo pasaron por el primer control del equipo médico para confirmar sus identidades y vínculos familiares. El donante también se sometió a "una rigurosa evalución médico-quirúrgica y psicosocial" para analizar sus motivaciones para donar, ha apuntado la ONT, y su caso fue valorado por el Comité de Ética asistencial del Clínic, que dio el visto bueno al trasplante. Además, ha añadido la ONT en un comunicado, el donante compareció ante la jueza del Registro Civil de Barcelona —el último filtro para practicar la donación de vivo—, que volvió a comprobar la documentación y "dejó constancia de que la donación se realizaba de forma libre y altruista". Según la ONT, el Clínic también confirmó que el Juzgado del Registro Civil de Barcelona en el que compareció el donante guarda una copia de su documento de identidad.

La investigación de la ONT también ha concluido que la comunicación del donante, que solo hablaba francés, la mantuvo un miembro del equipo de trasplantes del centro y que no fue necesario recurrir a ningún traductor. 

Las escuchas en la que Rosell apuntaba a una posible compra ilegal del órgano fueron remitidas por la Audiencia Nacional al juzgado de instrucción 28 de Barcelona, que, pese a ver "irregularidades administrativas" por parte del Clínic, acabó archivando la causa el pasado mes de abril por falta de indicios de delito. La Fiscalía está estudiando ahora pedir la reapertura del caso y la ONT ha indicado que, aunque no haya encontrado irregularidades en el proceso clínico y sanitario, si se reabre la investigación, se personará como acusación particular. "Si estos hechos no se investigan hasta el fondo, pueden generar desconfianza entre la ciudadanía sobre el proceso de donación".

Con todo, pese a que la ONT ha cerrado la investigación desde el punto de vista clínico y sanitario, queda pendiente la inspección que puso en marcha el Departamento de Salud en el hospital Clínic y cuyo informe final todavía no se ha emitido.