Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El frenesí de México se centra en la audacia de Corea del Sur

El Tri guarda mesura tras la inédita victoria contra Alemania y ya planea su partido contra el equipo asiático

Mexico Corea del Sur
Herrera, Hernández, Lozano y Vela en un entrenamiento. Getty Images

En México aún resulta complicado asimilar que su selección tumbó a Alemania, la campeona del mundo. En Moscú los jugadores del Tri quieren sacudirse del exceso de júbilo. “Está bien que se nos valore, pero por un partido bueno no significa que ya somos los mejores”, matizó el delantero Raúl Jiménez. El seleccionado norteamericano se ha dispuesto a parar a una audaz Corea del Sur.

“En este Mundial no hay favoritos”, comenta el mediocampista Marco Fabián. Al finalizar la primera fecha de la Copa del Mundo, los combinados favoritos en las casas de apuestas y en los anuncios publicitarios no han demostrado su gran nivel como España, Argentina, Brasil, Colombia, Polonia y Alemania. “Pero si nos toman así [como la revelación] hay que tomarlo como un halago, pero no creérnoslo. Hay que jugar como contra Alemania”, agrega el jugador del Eintracht de Frankfurt.

“Le dimos una vuelta a la página y lo tomamos con inspiración, motivación para lo que viene que es Corea, partido en el que hay que amarrar el pase a la siguiente ronda”, refirió Marco Fabián en rueda de prensa. Si el Tri doblega a los surcoreanos (sábado 23 de junio) podrán dar subir un escalón en busca de los octavos de final. Alemania jugará bajo la presión de ganar contra Suecia.

En el campamento de Novogorsk, Juan Carlos Osorio les ha pedido a sus jugadores que confíen en uno de sus máximos principios: la adaptación al rival. El entrenador colombiano ha formulado una estrategia para afrontar el juego contra Corea del Sur, distinta de la que planteó contra los alemanes, en la que la referencia serán las bandas del conjunto asiático, veloces y aptas para los contragolpes; buscará aprovechar la baja productividad ofensiva del rival que sólo pudo atacar cinco veces frente a Suecia sin ningún tiro entre los palos. Y así, Osorio echará mano de una alineación distinta para camuflajearse en el esquema de Tae-yong Shin con una base de ocho futbolistas. “Lo único que no debemos dejar fuera es la actitud que dimos contra Alemania”, señaló Marco Fabián.

México Corea del Sur ampliar foto
El combinado surcoreano en Lomonosov (San Petersburgo). EFE

Esos cambios de futbolistas los ha denominado como rotaciones. Para el entrenador estos cambios en la alineación generan confusión en los oponentes y elevan sus potencialidades en la estrategia. “La rotación, aparte de darle la oportunidad e implicar a todos, también los responsabiliza”, insiste Juan Carlos Osorio. En su cometido puede variar de guardameta y darle juego a Jesús Corona o a Alfredo Talavera, aunque la estupenda actuación de Guillermo Ochoa complica esa decisión.

En la central poco puede variar con Hugo Ayala y Héctor Moreno como centrales, como laterales puede variar con Edson Álvarez en la derecha, Miguel Layún en la izquierda. En el medio campo, puede darse el lujo de incluir a Jonathan Dos Santos y a Marco Fabián. En los extremos puede revolucionar con Jesús Tecatito Corona, por izquierda, y Giovani Dos Santos, por derecha. En la punta, Javier Chicharito Hernández puede ceder su puesto ante Oribe Peralta o Raúl Jiménez.

Rafael Márquez ha puesto orden al equipo cuando está en el campo. Osorio le ha destinado los últimos 15 minutos de partido para que corrija a los centrales y a sus dos mediocampistas. Ha tenido un papel como motivador del grupo pese a su conflicto legal en Estados Unidos que lo vincula con una red de narcotráfico.

“Que confíen en ti es un mayor cumplido que ser amado”, ha sido una de las citas cruciales del escocés George MacDonald que Osorio ha hecho un principio de vida. El estratega se ha fiado en Jesús Gallardo, un ataque que reconvirtió en lateral izquierdo y que desmanteló la ofensiva de Müller y Kimmich; además de darle un lugar como protagonista a Hirving Lozano, a quien debutó en el equipo absoluto en 2016. 

En la concentración de Corea del Sur han intentado despistar a sus rivales cambiándole los números de camisetas a sus futbolistas a excepción de Heung-min Son, el reconocido delantero del Tottenham. En él están puestas todas las esperanzas de un ataque agresivo que puede estar acompañado de Hee-chan Hwang, del Salzburgo. En el banquillo tienen a un ataque de 20 años educado en La Masia, Seung-Woo Lee, quien tuvo poco menos de quince minutos para jugar contra Suecia. Osorio les ha puesto lupa desde diciembre pasado. 

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información