La creadora que está detrás del fenómeno ‘Heartstopper’: libro, serie y tema de debate en el parlamento británico

Alice Oseman, autora de la novela gráfica en la que se basa una de las ficciones más populares de Netflix, es admirada por la representación que hace en su obra de las distintas orientaciones sexuales e identidades de género

La escritora y dibujante Alice Oseman en una imagen del pasado abril donde posa junto a los dibujos de los protagonistas de 'Heartstopper'.Foto: ALICE OSEMAN | Vídeo: NETFLIX

El tierno universo literario de Heartstopper, traducido al español por Crossbooks (Grupo Planeta), no deja de cautivar. Esta historia originada en un cómic de internet y centrada en el romance entre dos chicos adolescentes ha llegado a alcanzar entornos tan insospechados como el de la política. Recientemente se llevó los elogios de Luke Pollard, diputado laborista de Reino Unido, en un sobrio debate parlamentario sobre las terapias de conversión para personas transexuales. “En el mundo que ha escrito Alice Oseman, la diversidad es celebrada y no excluida. La gente se une en un gran abrazo y no a palos. Eso es lo que deberíamos intentar conseguir en esta legislatura”, destacó el político. Tal es la influencia de la obra que, también a través de una adaptación en Netflix, se ha ganado una extraordinaria aceptación por su manera de retratar las relaciones LGTBI.

¿Pero qué piensa de este fenómeno la figura que está detrás del mismo? Oseman (Kent, Reino Unido, 27 años), escritora y dibujante, cree saber identificar algunas de las claves que han llevado a su obra a los más alto. “Con Heartstopper dejo que los lectores disfruten de los momentos de felicidad sin la necesidad de añadir un montón de drama y angustia. Hay muchas situaciones que son de pura alegría”, explica la autora por videollamada. Sin embargo, insiste también en la necesidad de que haya diversidad en cuanto al tono de las historias que tocan el mundo queer [término paraguas para las orientaciones sexuales e identidades de género no normativas]. “Hay historias que se centran mucho en problemáticas serias y no son tan amenas de leer. Siempre habrá aquellos que prefieran un estilo por encima del otro”, razona.

Aunque la serie de Netflix, que ya tiene luz verde para dos temporadas más, ha contribuido en buena medida a la difusión de la historia de Oseman, lo cierto es que esta ya contaba con un seguimiento considerable mucho antes de su estreno en la pequeña pantalla. Prueba de ello es su sencilla transición de cómic originado en la web a novela gráfica publicada por una editorial. A finales de junio de 2018, Oseman decidió lanzar una campaña en la plataforma Kickstarter para recaudar fondos y poder financiar así la salida en físico de su historia. El objetivo fue alcanzado en tan solo dos horas y, tres meses después, Hachette Children’s Group se hizo con los derechos para la publicación de los dos primeros volúmenes. A fecha de hoy hay cuatro tomos de la historia en circulación, además de un libro para colorear y otro de curiosidades, comentarios de la autora e ilustraciones inéditas.

Para Oseman, la rápida respuesta de sus lectores a la idea de hacer posible una edición física significó un antes y un después respecto a su percepción del alcance de Heartstopper. “Cuando obtuve tanto apoyo inesperado en Kickstarter supe que tendría que trabajar más duro. Eso fue mucha presión, pero no lo hubiera cambiado por nada”, comenta la escritora. Como sucede con otros jóvenes autores que han dado sus primeros pasos en internet, Oseman cuida mucho la interacción con su comunidad de lectores. “De vez en cuando, si no estoy muy segura de que una determinada viñeta esté reflejando lo que quiero, simplemente les pregunto a mis seguidores qué les parece. Si ellos no la entienden tengo la oportunidad de darle un retoque antes de que salga publicada en un libro”, explica. No esconde tampoco la satisfacción generalizada con su público: “Muy raramente me encuentro con algo que me disguste”.

Otro de los aspectos a destacar de Heartstopper es su inspiración, que no proviene precisamente de las historietas occidentales. Es en el manga japonés, cuya popularidad no ha dejado de crecer en las últimas décadas, donde Oseman encontró muchas referencias para el estilo de su obra. Concretamente, fue el género de historias de romance enfocadas a un público femenino juvenil, denominado shojo, el que más le llamó la atención. “Cuando estaba en el colegio leía mucho de eso, ya que había un montón en nuestra biblioteca. En el manga hay mucho énfasis en las expresiones, los gestos, el lenguaje corporal y los sentimientos de los personajes”, destaca. Efectivamente, la influencia japonesa es fácilmente reconocible en el trazo de Oseman, del que admite disfrutar más que del proceso de elaboración del guion. “En esta parte puedo permitirme distraerme y disfrutar”, reconoce.

Los protagonistas de 'Heartstopper', Charlie Spring y Nick Nelson, en el cómic.
Los protagonistas de 'Heartstopper', Charlie Spring y Nick Nelson, en el cómic.Alice Oseman (Crossbooks)

Ese disfrute está en pausa por ahora. El 26 de mayo de 2022, la autora añadió una nota en el capítulo 208 de Heartstopper en la que anunció que se tomaría un descanso durante unos meses. “He estado sufriendo de estrés durante mucho tiempo y ello ha tenido un impacto en mi salud física y mental, así que no puedo seguir con el cómic en las mejores condiciones. Pido disculpas a todo el que esté decepcionado, pero si sigo no podré crear algo que me haga feliz y de lo que esté orgullosa”, explicó Oseman. En el episodio anterior, uno de los protagonistas de la obra, Charlie, acudía a terapia y recibía los consejos de un profesional sobre cómo lidiar con sus inseguridades. Afortunadamente para la autora, su público ha sabido replicar hacia ella la misma tolerancia y positividad que se muestra en Heartstopper ante las situaciones difíciles de los demás.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO
50% de descuento

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS