‘Cerdita’, una película sobre el acoso a las adolescentes obesas y una oda a la diferencia

El drama de Carlota Pereda, que se basa en el corto homónimo que ganó el Goya, se estrena en el festival de Sundance y entrelaza la gordofobia con los crímenes de un asesino de chicas

Laura Galán, la protagonista de 'Cerdita'.Foto: Jorge Fuembuena

Sara es una adolescente obesa. Baja a la piscina fluvial de su pueblo extremeño durante el mediodía, cuando sabe que no se cruzará con nadie, a salvo de las burlas de otras chicas —alguna incluso antigua amiga—, del escarnio y la mofa por su cuerpo con que la acosan en cuanto pisa la calle. Pero esa tarde ellas, que esperan instigarla con una broma salvaje, la están esperando. Ellas, y un desconocido cuyos pasos asesinos se cruzan para bien y para mal con la vida demolida de Sara. Así arrancaba Cerdita (2018), el corto con el que Carlota Pereda (Madrid, 47 años) ganó el Goya en 2019, entre 77 premios en multitud de festivales. Anoche, convertido en un largo homónimo, se estrenó en el festival de Sundance, en la sección Midnight. “Por culpa de la ómicron todo lo estamos viviendo a distancia”, confiesa Pereda, “pero es igual de emocionante, porque los programadores se han volcado en atenciones virtuales”. Tal vez porque, como define su directora, “Cerdita es una oda a lo diferente, con una protagonista que no es delgada ni especialmente buena. Sara es, sencillamente, humana”.

Hace unos años, Pereda también bajaba a esa piscina en Villanueva de la Vera (Cáceres) a la hora de la siesta estival. “Dejaba a mi hija, que aún no tenía ni un año, en casa de mi suegra, y aprovechaba el momento”, recuerda. Solía cruzarse con una chica, y empezó a pensar si acudía a esa hora porque sufría bullying. “De pequeña cambié de colegio en varias ocasiones. A veces fui acosada, otras me quedé impasible ante el acoso a otros por miedo y cobardía”, asegura Pereda. De ese hilo emocional tiró para escribir Cerdita... aunque no fue tan fácil rodarlo. “Durante dos años busqué a la actriz protagonista, a una Sara perfecta”, y al final la encontró en Laura Galán. “Durante aquel rodaje entendí que había más historia, que el conflicto que sufre ella al final del corto era lo más interesante y podría ser el primer gran giro dramático del largo. Y ya tenía a Laura, así que no podía dejarla escapar”, cuenta por teléfono desde Madrid.

En Cerdita, el largo, el espectador asiste a la construcción dramática del entorno de Sara: su familia —que regenta una carnicería en la que entran pocos clientes—, los vecinos, las pandillas crueles de adolescentes... “A veces explicar las cosas supone demasiado ruido narrativo. Sin embargo, en este caso, ahondar en su profundidad nos proporcionaba mayor verdad”. Pereda ha desarrollado una pulsión emocional, una atracción animal entre Sara y el asesino en serie: es un psychokiller, pero a la vez ha hecho realidad los deseos de venganza de la protagonista. “Me ha salido un trabajo muy gore, cierto. En cuanto a su relación, hay un juego que sospecho que cada espectador verá de manera distinta. Existe una fascinación social por los chicos malos, más aún, por los asesinos en serie, que me alucina. Ted Bundy y Charles Manson recibían cartas de amor y propuestas de matrimonio en la cárcel, algo increíble”.

Carlota Pereda, en el rodaje de 'Cerdita' con Laura Galán.
Carlota Pereda, en el rodaje de 'Cerdita' con Laura Galán.

Sara, como protagonista, también emparenta con otro grupo de personajes muy presentes en el actual audiovisual español: las adolescentes que encaran la edad adulta, que sienten una llamada de su sexualidad que descubren y exploran. “Ahí está ese juego, que en mi caso está llevado al límite. Es una atracción fatal por alguien que sabes que no te aportará nada bueno”. El actor que encarna a ese desconocido, Richard Holmes, tiene un aire, eso sí, con tripa, a Woody Harrelson, “que ha encarnado ese prototipo varias veces”.

Un sufrimiento mundial

Cuando estrenó el corto, Pereda ya descubrió que el acoso a las adolescentes se vivía igual por todo el mundo, que la gordofobia impera en todas las sociedades. “Al final, los sufrimientos como el bullying o la exclusión son universales”, aunque Sara ha sido expulsada de las relaciones sociales, no ha elegido ella misma la marginación. “Ocurre mucho en la adolescencia. Con los críos estas cosas no se notan; solo cuando se crece y se juntan juicios morales o sobre el físico con la necesidad de destacar estallan estos conflictos. Hoy en día se multiplican por culpa de las redes sociales”.

Pereda no es una recién llegada. Lleva años en el audiovisual, como guionista y realizadora de series como Periodistas; Mis adorables vecinos; Acacias 38; El secreto de Puente Viejo; Los hombres de Paco; Águila roja; Luna, el misterio de Calenda o B&b, de boca en boca. En el cine ya llamó la atención con su primer cortometraje, Las rubias (2016), aunque fue Cerdita el que le proporcionó la lluvia de reconocimientos. “Con el largo he cambiado de actores, excepto a Laura. La localización principal, la de la piscina natural de Villanueva de la Vera, se mantiene. Y es el pueblo. No aparecía en el corto, pero, como escribí ambos guiones allí, decidí que el largo se rodaría en Villanueva”, recuerda. “Espero que sirva para transmitir mayor verosimilitud”.

Rodaje de 'Cerdita' en la piscina fluvial de Villanueva de la Vera.
Rodaje de 'Cerdita' en la piscina fluvial de Villanueva de la Vera.Jorge Fuembuena
Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por nuestros mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Gregorio Belinchón

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS