Spike Lee: “Los negros siguen siendo cazados como animales”

La presentación del jurado de la competición del Festival de Cannes sirve para reflexionar sobre la política que esconde el cine y los mensajes de las películas

De izquierda a derecha, el jurado de Cannes 2021: Mylène Farmer, Kleber Mendonça Filho, Maggie Gyllenhaal, Jessica Hausner, Mati Diop, Spike Lee (presidente del jurado), Mélanie Laurent, Tahar Rahim y Song Kang-ho. En vídeo, las palabras de Spike Lee sobre el racismo en la actualidad.

Los nueve jurados que decidirán en 13 días el palmarés del 74º Festival de Cannes saben que están ante un momento histórico: al menos dos de ellos han repetido esta expresión durante su presentación en la rueda de prensa previa a la gala de inauguración de esta noche. Y liderando el grupo salvaje, Spike Lee, quien ya hubiera presidido, de haberse celebrado, el jurado de la 73ª edición. Por supuesto, el cineasta afincado en Nueva York, que en 2018 presentó en el certamen Infiltrado en el KKKlan y logró el Gran Premio del Jurado, ha estado en su salsa: tres o cuatro declaraciones políticas antes de decidir que no iba a hablar mucho más, porque eran nueve cineastas, “y todos iguales”, respondiendo ante la prensa. Aunque explicó sobre el actual estado de la industria: “Las salas y las plataformas digitales deben coexistir. Hubo un tiempo en el que se pensó que la televisión mataría al cine, así que este miedo no es nuevo, sino cíclico”.

Más información

Lee (Atlanta, Georgia, 64 años), que ha estado en numerosas ocasiones en el certamen (”Recuerdo una vez que volé de Niza a Nueva York para ver un partido de los Knicks en una final de la NBA y volví; por cierto, perdieron”), ha subrayado el racismo presente en la sociedad actual. “Cuando ves al hermano Eric Garner, cuando ves al rey George Floyd, asesinados, linchados, pienso en Radio Raheem [el personaje de Haz lo que debas (1989), el segundo largo del cineasta y el primero que se proyectó en Cannes]. Y treinta y tantos jodidos años después, los negros siguen siendo cazados como animales”. Sobre el mundo actual se explayó: “El mundo está gobernado por gánsteres. El agente naranja [así se refiere a Donald Trump, para no nombrarle], el tipo de Brasil y Putin. Ellos hacen lo que quieren, sin moral ni escrúpulos. Y ese es el mundo en el que vivimos. Tenemos que levantar la voz contra mafiosos así”. El certamen está rendido a Lee: hasta el cartel oficial es un guiño al póster que acompañó el lanzamiento de su primer filme, Nola Darling.

Junto a Lee estaban la actriz y directora francesa Melánie Laurent, el crítico y director de cine brasileño Kleber Mendonça Filho, la realizadora francosenegalesa Mati Diop (que en Cannes dio la campanada con Atlantique), el actor coreano Song Kang-ho (el protagonista habitual del cine de Bong Joon-ho, y por ello de Parásitos), la cineasta austriaca Jessica Hausner, la actriz y directora estadounidense Maggie Gyllenhaal, la cantante francesa Mylène Farmer y el actor francés Tahar Rahim. Tanto Mendonça como Gyllenhaal confesaron que llevaban casi dos años sin entrar en una sala de cine, y Rahim incidió en que lleva mucho tiempo sin hablar de cine.

Cuando recordaron cómo recibieron la invitación, Hausner contó divertida que días antes había visto el anuncio de la programación: “Estaba llena de títulos que quería ver, y los fui señalando... Poco después me llegó el correo electrónico y fue asombroso”. Ellos valorarán 23 películas, aunque viven la sensación de que este no será un Cannes normal: es el primero tras la pandemia, con mayoría de mujeres en el jurado, con un presidente negro por primera vez... “Es una edición histórica, y eso aumenta el honor de formar parte de este grupo”, comentó Laurent. Song pensó que esta edición podría no celebrarse por la pandemia, así que para el coreano estar en Cannes es “casi un milagro”. Rahim, cuya primera gran película, Un profeta, concursó en la edición de 2009, definió el certamen como “el sitio donde el sueño de un niño de ser actor puede salir convertido en realidad”.

Persecución a los activistas LGTBi

El tramo final de la rueda de prensa estuvo centrado en la política y lo social. A respuesta de una reflexión de una periodista georgiana sobre la persecución que sufren los activistas LGTBi y cómo su gobierno pisotea los derechos civiles, Mendonça recordó el sufrimiento que ha generado la covid en un país gobernado por un político como Jair Bolsonaro, y Gyllenhaal subrayó: “El cine ha estado implicado en temas políticos siempre, y no solo de forma consciente. Tenemos que estar atentos a los mensajes que nos llegan a los corazones y a nuestras mentes”.

Y, sobre el cine hecho por mujeres, la neoyorquina reflexionó: “Hacemos películas distintas, contamos historias de forma diferente. Y para ello, para sacar adelante esas historias, a veces tienes que usar músculo extra”. Laurent, que ha combinado una gran carrera como actriz y directora, tanto de ficción como en documentales, recordó que en esta edición el certamen ha realizado un esfuerzo por lo ecológico, por el reciclaje y por el cine sobre el medio ambiente. “Es una maravillosa noticia, pero veamos más allá: dejemos que el planeta respire y que las mujeres respiren”. Por eso, Diop cerró la rueda de prensa así: “No aceptemos la condescendencia de lo políticamente correcto, quiero que escojan nuestro cine por su valor”.

Sobre la firma

Es redactor de la sección de Cultura, especializado en cine. En el diario trabajó antes en Babelia, El Espectador y Tentaciones. Empezó en radios locales de Madrid, y ha colaborado en diversas publicaciones cinematográficas como Cinemanía o Academia. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción