Columna
i

La gira de despedida de Extremoduro y el disparate

Detrás del vaivén de comunicados contradictorios asoma la falta de comunicación entre los dos miembros del grupo: Robe Iniesta e Iñaki ‘Uoho’ Antón

Robe Iniesta e Iñaki ‘Uoho’ Antón en diciembre de 2019 durante la rueda de prensa en Madrid donde anunciaron la gira de despedida de Extremoduro.
Robe Iniesta e Iñaki ‘Uoho’ Antón en diciembre de 2019 durante la rueda de prensa en Madrid donde anunciaron la gira de despedida de Extremoduro.samuel de roman / Getty Images

Dentro del disparate en el que se ha convertido la gira de despedida de Extremoduro solo hay una cosa clara: el líder, Robe Iniesta, no se habla con la empresa promotora, Live Nation, ni con el otro miembro estable del grupo, el guitarrista Iñaki Uoho Antón. Con la cuarta cancelación en marcha y un baile de comunicados que se contradicen, al seguidor se le ha atragantado la gira. La organizadora de conciertos emitió un extraño comunicado hace dos días en que anunciaba definitivamente la cancelación (algo que todo el mundo sabía) de la gira que tenía que arrancar en unos días. Informaba también (y aquí lo surrealista) que tenía ya los lugares para desarrollarla en 2022, “pero no podemos anunciaros las fechas sin la conformidad de Robe”. Aquello de que los trapos sucios se lavan en casa no es algo que se esté aplicando en este asunto. Hoy, el aludido responde. “Dicen en la empresa promotora y en algunos medios de comunicación que la gira de Extremoduro está en mis manos. No os lo creáis, es mentira”, comienza el escrito del artista, por si alguien todavía no se había enterado de que aquí la regla es la falta de comunicación.

Más información

A continuación, Iniesta deja una frase de las suyas que quizá tenía pensada para una canción, porque lo merece: “Para los religiosos, está [la gira] en manos de Dios, y para los ateos, en manos de la ciencia”. Llega la chicha del comunicado: “En la empresa promotora, Live Nation, están obstinados en poner fechas para 2022. Yo ya les trasladé mi decisión de no poner nuevas fechas hasta no tener la seguridad de poder llevarlas a cabo. No puedo volver a comprometerme mientras dure la pandemia y confiar, en contra de la opinión de muchos expertos, en que el año que viene se pueda llevar a cabo la gira de Extremoduro”.

O sea, que ya la gira “no está en manos de Robe”, sino de los expertos en pandemias. Muy lógico. Más adelante, Iniesta se moja: “Muchos me preguntáis qué deberíais hacer con las entradas. Os daré mi opinión. Estamos viviendo una crisis mundial que nadie sabe cómo va a acabar, por eso yo no puedo animaros a que conservéis las entradas”. Según datos de la promotora, el primer día se han solicitado la devolución de 10.000 entradas, de las 400.000 que se han vendido.

“Yo no sé qué va a pasar con la crisis económica que sin duda acarreará esta crisis sanitaria, ni siquiera si la gira finalmente podrá hacerse. Por eso creo que lo más sensato es que tengáis en cuenta este plazo de 21 días que ha abierto la empresa promotora para pedir la devolución del dinero y, como ya dije, si cuando todo esto acabe, la gira sigue teniendo algún sentido, podrá reprogramarse y entonces podréis volver a comprar las entradas”, insiste el cantante.

Según fuentes cercanas a la banda y a la promotora el asunto está ya en manos de los abogados: “Hay unos contratos firmados y hay que cumplirlos. Si alguien los rompe existen unas indemnizaciones que hay que pagar”.

El enfrentamiento

Lo que se esconde detrás de este galimatías es el enfrentamiento entre Robe Iniesta e Iñaki Uoho. Hace una semana el cantante publicó su tercer disco en solitario, Mayéutica, una continuación del álbum que Extremoduro, con Uoho, publicó en 2008, La ley innata. Muchos seguidores se preguntaron: ¿si se trata de una La ley innata 2, por qué no grabarlo bajo el nombre de Extremoduro y con Uoho? Pero no: Robe lo ha registrado con la banda que le acompañó en sus dos anteriores trabajos en solitario, con la incorporación de un guitarrista, Woody Amores, el sustituto de Uoho. Eso sí, en el apartado de agradecimientos de Mayéutica, Iniesta agradece: “A Miguel Colino, Iñaki Uoho Antón, Félix Landa, J.L. Cantera y Aiert Erkoreka [los que grabaron La ley innata] por su aportación cuando este disco se estaba gestando”.

El plan de Iniesta es ahora centrarse en adaptar un directo para Mayéutica, algo no muy fácil: se trata de unas canciones decibélicas y rockeras que se tendrán que escuchar en teatros y todos sentados. “No puedo hacer nada más que meterme de lleno en la próxima gira de Robe que, como dije, empezará en otoño y continuará durante todo el año que viene porque, como los aforos estarán limitados, tendremos que hacer muchos más conciertos que en una gira normal”, señala.

Como este sainete empieza a ponerse interesante, ahora todo el mundo espera el comunicado de Uoho.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50