Crítica | De amor y monstruosCrítica
i

‘De amor y monstruos’: insectos mutantes en un posapocalipsis pueril

Sacando una idea tras otra de infinidad de títulos mejores, apenas aporta algo original, salvo el hecho de que su personaje principal sea un pusilánime

Imagen de 'De amor y monstruos'. En el vídeo, tráiler de la película.

Han puesto un dineral para los efectos especiales, para que los cangrejos, caracoles y demás bichos mutantes convertidos en amenazantes engendros posapocalípticos tengan una fantástica credibilidad y sean un espectáculo, pero se han olvidado del guion. De amor y monstruos, producción de Netflix, quiere jugar a la efervescencia del cine juvenil de los años ochenta y, al mismo tiempo, a la feliz ingenuidad de la ciencia ficción de serie B de los años cincuenta, pero se ha quedado en un insustancial híbrido entre aventura pueril y producto familiar de fin de semana, que desaprovecha el buen trabajo con las alimañas.

Más información

Sacando una idea tras otra de infinidad de títulos mejores —las sanguijuelas de Cuenta conmigo, el encuentro con el robot de Wall·e…—, Michael Matthews y sus dos guionistas, Brian Duffield y Matthew Robinson, procedentes de la serie Divergente: Insurgente y de Dora y la ciudad perdida, apenas aportan algo original, salvo el hecho de que su personaje principal sea un pusilánime. Y además, con detalles tan toscos como el acostumbrado truco de escritura de sacarse un perro de la manga, que poco aporta a la historia, con la única intención de que el joven no vaya hablando solo, verbalizando todos sus objetivos e interioridades, en los interludios entre los sucesivos encuentros en su odisea de búsqueda.

Eso sí, esa cobardía tan humana en un universo de héroes de una pieza nunca cuaja con el tono del relato, con el aspecto de su protagonista y con sus diálogos y acciones. De hecho, acaba dando la impresión de que parece una película escrita para un protagonista de 11 años que, en el último momento, por una decisión empresarial, ha terminado desempeñando un actor de 29 años, que ya son, como Dylan O’Brien.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50