Crisis del coronavirus

La Comunidad de Madrid contabiliza 24 casos de covid en el Teatro Real desde el 15 de marzo

La mayoría de los contagios se produjeron durante los ensayos de la ópera ‘Peter Grimes’. La Consejería de Sanidad considera que es “un brote” aunque la situación está controlada y no obliga a suspender las funciones previstas

En primer término, los solistas Yolanda Auyanet, Michael Spyres y Roberto Tagliavini, rodeados de miembros del coro del Teatro Real en una función de la ópera 'Norma'.
En primer término, los solistas Yolanda Auyanet, Michael Spyres y Roberto Tagliavini, rodeados de miembros del coro del Teatro Real en una función de la ópera 'Norma'.JAVIER DEL REAL / TEATRO REAL

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha contabilizado 24 infectados de coronavirus en el Teatro Real desde el pasado 15 de marzo, según ha confirmado a este diario una portavoz de Atención Primaria. La acumulación de positivos se considera “un brote desde el punto de vista epidemiológico”, según la citada portavoz sanitaria, aunque el coliseo señala que solo se han dado “casos ocasionales aislados”, en palabras del director general, Ignacio García-Belenguer. La mayor parte de estos, concentrados en el coro y el elenco, se produjeron durante los ensayos de la ópera Peter Grimes, un montaje de la obra de Benjamin Britten que está previsto que se estrene el 19 de abril, tras ser retrasada por el coliseo. Las infecciones se detectaron por medio de unas pruebas de cribado semanales y todos presentaron sintomatología leve o eran asintomáticos, ninguno requirió hospitalización.

La Dirección General de Salud Pública de la Comunidad emprendió un rastreo epidemiológico, incluyendo la identificación de contagios familiares, sociales y laborales. Afirma que el brote está controlado y dice que nunca consideró el cierre del teatro, tan solo prescribió a los positivos aislamiento y cuarentena. La situación salió a la luz en una información publicada el miércoles por el diario Abc. El origen de la intervención sanitaria está en una denuncia sindical del pasado 15 de marzo, ante el aumento de casos en el coro —subcontratado por medio de la empresa Intermezzo—. Ese día, la Confederación General de Trabajadores (CGT) informó a la Consejería de Sanidad sobre cinco afectados de entre los 52 coristas. Pese a que conocía lo que pasaba a través de los delegados de prevención de Intermezzo, la dirección del coliseo no dio la voz de alarma.

El 18 de marzo, la concesionaria Intermezzo enviaba un correo electrónico a sus trabajadores en el que alertaba de la “emergencia sanitaria actual” y pedía a todos sus empleados que se practicaran las pruebas PCR concertadas con el apoyo de la consejería “para poder llevar a cabo la función de la tarde” de Norma, tragedia lírica con música de Vincenzo Bellini y libreto de Felice Romani. Esta tanda de análisis y otra realizada cuatro días después arrojaron nuevos positivos. Solo entonces, el 22 de marzo, se suspendieron los ensayos presenciales hasta el 29. El Teatro Real hacía público el 31 de marzo que el estreno de Peter Grimes se retrasaba cinco días primero y otros cuatro después debido a la tardía incorporación de los artistas “por las restricciones de movilidad y las trabas burocráticas del Brexit (la mayoría son británicos)”. De hecho, desde el teatro tuvieron que recurrir al Ministerio de Asuntos Exteriores para aligerar obstáculos consulares. Pero también es cierto que, según reconoce a EL PAÍS Ignacio García-Belenguer, “la situación de los positivos ha influido en la modificación del calendario”.

En estos días, los preparativos de Peter Grimes se llevan a cabo sobre el escenario principal del coliseo, a fin de garantizar la distancia de seguridad. Se utilizan también mascarillas fpp2, aunque aún no hay directrices sobre su uso durante las funciones y por parte de los solistas. El Teatro Real manifestó el miércoles en un comunicado que los ensayos “continúan a buen ritmo” y que “los eventuales casos positivos han sido inmediatamente aislados y se ha procedido a su estrecho seguimiento”. El texto describe cómo los contagios “provienen de entornos personales o familiares” y niega la existencia de un brote, amparándose en el criterio del Servicio de Prevención de Quirón, que los califica como tal solo si se producen simultáneamente, aunque no coincide con el criterio de Atención Primaria. El Teatro Real ha contabilizado una veintena de casos desde enero, nueve coristas y 11 miembros del elenco.

En marzo, el Teatro tuvo noticia solo de nueve infectados. Sobre la diferencia de estos datos con los registros de Sanidad, Ignacio García-Belenguer comentó que podría deberse a que “la Administración contabiliza casos de personas de otras empresas subcontratadas en labores de mantenimiento, limpieza y administración del teatro”. Sin embargo, los datos de la Consejería de Sanidad hacen referencia solo al personal artístico, pues no se encontraron positivos en los departamentos técnicos o de mantenimiento. García-Belenguer señaló el día anterior que el Teatro no es “ajeno a la pandemia y, como en cualquier entorno, se producen positivos”. Y añadió: “Pero si tuviéramos un brote, aparte de que seríamos los primeros en detener la actividad, la Comunidad de Madrid nos habría obligado a hacerlo. Este mismo martes hemos hecho 262 pruebas y todas han salido negativas”, informa Raquel Vidales.

“En las muchas pruebas practicadas se han detectado varios positivos en distintos departamentos y distanciados en el tiempo, lo que significa que no se han producido en el entorno laboral”, prosiguió el director general. Según otros protocolos del sector, como el del Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (INAEM), con tres positivos es suficiente para detener el trabajo de cualquier montaje. En el Real, al tratarse de una fundación aparte, aunque con presencia en la misma del Ministerio de Cultura, no existe normativa específica y se guían por las instrucciones de su propio comité médico. García-Belenguer describe de este modo el proceso: “En el momento en que se produce un positivo lo aislamos, hacemos pruebas al resto del personal y notificamos todos los resultados a las autoridades sanitarias de la Comunidad de Madrid, que en ningún momento han detectado un brote”.

Las funciones de Peter Grimes están previstas para los días 19, 22, 24, 27 y 29 de abril y el 2, 5, 7 y 10 de mayo a las 19.00. Estas representaciones constituyen uno de los grandes acontecimientos de la temporada después del éxito que cosechó Warner junto al director musical Ivor Bolton y el escenógrafo Michael Levine con Billy Budd, también de Britten, en 2017. La coproducción del Teatro Real con la Royal Opera House de Londres, la Ópera Nacional de París y la Ópera de Roma es la más importante que afronta desde que irrumpió la pandemia. Los retrasos han desplazado también del cartel el título Lessons in Love and Violence, de George Benjamin, pero en este caso, para otra temporada sin especificar.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50