Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miki Leal invita a los artistas a abrazarse

El creador sevillano idea una muestra en la que encarga a 10 de sus coetáneos obras inspiradas en las figuras de la colección Yera. El resultado del encuentro puede verse en Sevilla

Miki Leal, este jueves en Sevilla en la muestra 'El abrazo'. A la derecha, las obras de Palazuelo (lienzo) y de Pereñiguez.
Miki Leal, este jueves en Sevilla en la muestra 'El abrazo'. A la derecha, las obras de Palazuelo (lienzo) y de Pereñiguez.

“Este experimento es el fruto de un encargo que me hicieron desde la colección Mariano Yera para que montara una exposición a partir de sus obras. En lugar de eso, les propuse hacer un encuentro entre las obras que más me atraen de la colección y artistas de mi generación. Un abrazo entre maestros y, llamémosles, discípulos o seguidores voluntarios o, en algunos casos, involuntarios”, ha comentado Miki Leal este jueves durante el montaje de la muestra en el Espacio Santa Clara de Sevilla.

En el gran salón del dormitorio alto del convento del siglo XVII y bajo un artesonado mudéjar se dan cita 27 obras de 22 artistas, la mitad de ellos son puntales de la colección como José Guerrero, Palazuelo, Tàpies, Campano o Gordillo y otros 10 no forman parte de ella como Jacobo Castellano, Pereñiguez, Cristóbal Quintero o Elvira Amor. Miki Leal (Sevilla, 46 años) es la bisagra entre ambos, ya que pertenece a la generación de los invitados, pero también entró en la colección en 2017.

El abrazo. Artistas en diálogo. Colección Mariano Yera se inaugura este viernes con una charla entre creadores de tres generaciones moderada por Leal (Sala de las pinturas del Espacio Santa Clara, a las 17.30) titulada Palabra de artista y en la que participarán Luis Gordillo, Irma Álvarez-Laviada, Pereñiguez y Abel García. La muestra podrá verse hasta el 26 de abril y es la primera vez que una parte de esta colección privada madrileña, formada por unas 170 obras, puede verse en Andalucía.

“La colección se inició en 1999 y reúne pintura española de la segunda mitad del siglo XX hasta hoy, porque en 2016 iniciamos una segunda fase en la que estamos introduciendo a artistas que están a la mitad de su carrera, pero ya son valores brillantes y están avalados por muchas exposiciones. Se trata de crear una línea de continuidad con el pasado”, ha explicado Rosina Gómez-Baeza, conservadora de la colección Yera junto a Lucía Ybarra. En esa segunda fase de la colección junto a Miki Leal están Guillermo Mora, Patricia Gómez, Miguel Fructuoso, Raúl Domínguez o la pareja artística Los Bravú formada por Dea Gómez y Diego Omil.

“El emparejamiento para la exposición ha sido cosa mía. Primero seleccioné las piezas que más me atraían de la colección y, después, pensé en quién podría ser su análogo contemporáneo y les pedí a todos que crearan algo ex profeso para este encuentro”, ha aclarado Miki Leal, quien desde sus inicios en la Richard Channin Foundation en 1999 junto a Juan del Junco y Fer Clemente –equipo al que el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo ha dedicado una exposición en 2019- no ha dejado de sumar éxitos. El último, un reconocimiento muy especial en su ciudad, es el encargo para el cartel de Semana Santa de la Hermandad de la Macarena que ha aceptado este miércoles.

Obras de Carlos Alcolea, a la derecha, y Ruben Guerrero, en el Espacio Santa Clara de Sevilla.
Obras de Carlos Alcolea, a la derecha, y Ruben Guerrero, en el Espacio Santa Clara de Sevilla.

Miki Leal, con un acrílico sobre papel de gran formato titulado Miki en Tahití (Buen regalo), de 480 x 240 centímetros, se ha casado con Domingo II (1990), un óleo Juan Uslé. La pintura más antigua de la muestra es un óleo del Equipo 57 realizado en 1961 y está abrazado por dos esculturas en madera y un óleo de Fernando Clemente. También de los sesenta, de 1963, son Fa y Cabeza con números B, obras muy poco identificables con la producción de Luis Gordillo que están emparejadas con una escultura modular de Elena Alonso.

Al siempre enigmático Pablo Palazuelo, de quien puede verse Sydus II (1997), le hace eco J. M. Pereñiguez con una instalación de madera, Djiguit II (rompecabezas), tan precisa y concienzuda como las geometrías del maestro.

Elvira Amor envuelve con tres piezas uno de los óleos de la serie más conocida de José Guerrero, Exilios (1970); mientras que Irma Álvarez-Laviada se pasa a la llamada pintura expandida —obras basadas en técnicas tradicionales pero elaboradas con materiales distintos— para abrazar la obra de Perejaume, quien en 1988 realizó Pinturas a través de la tela y mostró la parte de atrás de la obra, eso sí con bastidores dorados que nos hablan de glorias pasadas. La base geométrica del famoso lienzo La República (1975) de Carlos Alcolea inspira a Rubén Guerrero en un óleo que parece formar un díptico con el de Alcolea.

Otras parejas son las formadas por Tàpies, con La comida está servida (1975), y Juan López, quien ha usado cemento sobre pladur, pero tratándolo como si fuese un lienzo, y la que forman los dos retratos de Herminio Molero junto a un gran lienzo de Santiago Ydañez inspirado en el Santo entierro, de Caravaggio. La obra de Miguel Ángel Campano, un paisaje industrial muy gris de principios de los noventa, cobra vida con la escultura de madera Constelación, de Jacobo Castellano.

"Love Dreams 14 (1989), de Dis Berlin, una pieza que me atrae porque tiene un punto estético de casino hortera en una noche alocada hace un juego perfecto con la tela de Cristóbal Quintero, con una casa que parece el cómic de la Rue del Percebe con una visión de la perspectiva muy oriental y un buen estudio de la luz y el color", apunta el comisario, quien ha acudido a Matisse para el texto de presentación de El abrazo.

En una carta de 1948, cuando presentó una retrospectiva en el Museo de Filadelfia, el autor de La danza escribió: "Si el dibujo pertenece al reino del espíritu y el color al de los sentidos, primero hay que dibujar para cultivar el espíritu para poder ser capaz de conducir el color a lo largo de los caminos del espíritu. Esto es lo que me gustaría gritar a pleno pulmón cuando veo el trabajo de artistas jóvenes para quienes la pintura no es una aventura, y cuyo único objetivo es su futura primera exposición que será su primer paso en el camino a la gloria".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >