Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Almodóvar explica su secuencia favorita de ‘Dolor y gloria’

El drama que ahonda en los sufrimientos y la vida de un director de cine ha logrado 16 candidaturas a los premios del cine español

Pedro Almodóvar comenta su secuencia favorita de 'Dolor y gloria'

Salvador Mallo es y no es Pedro Almodóvar. El director ha jugado con la autoficción, y ha vampirizado su vida y anécdotas de amigos y familia para crear Dolor y gloria, que desde que se estrenó en el pasado festival de Cannes no ha parado de recoger premios, sobre todo por la labor de su protagonista, Antonio Banderas, que ya en el certamen francés obtuvo el de mejor actor.

De su película, que llega a los Goya con 16 candidaturas, Almodóvar explica que su secuencia favorita en realidad son dos, aunque fusionadas: "Son dos secuencias unidas, pero pertenecen al mismo núcleo". En realidad, es la que dibuja la relación de Mallo con su madre, que encarna Julieta Serrano. "Van por el pasillo y, cercana la muerte, ella aprovecha para realizar un sutil reproche".

El cineasta, cuya película ha obtenido dos candidaturas a los Oscar, incide en que entiende esa liberación verbal. "Le espeta que haya sido un mal hijo", antes de llegar a su silencio, sentados en el balcón, mientras su hijo se defiende. "Es aterrador, impresionante, antes de llegar a ese final con Antonio confesando que lo siente", cuenta Almodóvar, que subraya que así no era su relación con su madre -"muy buena"-, pero sí las miradas que recibió por parte de otros niños en el pueblo. "Eran miradas de extrañeza, me conmueve mucho".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >