Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

RTVE reprende a la organización de los Premios Odeón por sus errores

La asociación AGEDI, encargada de la gala musical, reconoce los fallos técnicos

Lola Indigo y Don Patricio, durante su actuación en los Premios Odeón este lunes.

Había nacido con la idea de ser una celebración musical y ha acabado convirtiéndose en un martirio. Celebrada en el Teatro Real de Madrid la pasada noche de lunes, la gala de los premios Odeón, unos galardones destinados a reconocer a los mejores de la música española, fue un reguero de fallos técnicos y descoordinación en pleno directo y prime time en La 1 hasta el punto de que RTVE pidió ayer explicaciones a sus organizadores. Los responsables de la realización, la asociación AGEDI (encargada de la gestión de los derechos de autor de los productores fonográficos), lamentaron la reprobación del ente público aunque defendieron la música en directo aún “con errores”.

Más de 25 músicos subieron a cantar o hablar al escenario del Teatro Real durante la gala de los premios Odeón y casi desfilaron tantos errores como estrellas del pop español. En la retransmisión y con un patio de butacas repleto de artistas y ejecutivos de la industria discográfica, se pudo ver a Alejandro Sanz hacer un gesto al equipo técnico porque no se le escuchaba bien, a India Martínez recibiendo un micrófono enmudecido, a varios músicos ejerciendo de presentadores sin guion y quitándose los pinganillos por culpa del retorno e incluso a un piano sonar sin el pianista durante la actuación de Beret.

“Toda la voz era en directo. No así toda la música instrumental. Había partes grabadas como el meddley de piano de Beret. O las bases de Don Patricio”, se excusa en conversación telefónica con EL PAÍS Antonio Guisasola, presidente de AGEDI, que leyó un discurso durante la ceremonia ante la atenta mirada del ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, presentes en el Teatro Real. AGEDI contrató para la ocasión a Cibeles Producciones, encargados de programas como Un país para escucharlo. Guisasola asegura que hicieron “una apuesta arriesgada” con 25 músicos actuando y “tanto ir y venir de gente en el escenario”, pero considera que la gala “quedó más que aceptable”. “Hubo errores técnicos, pero era un riesgo que asumíamos. Apostamos por una gala en vivo porque creemos que la grandeza de un espectáculo musical es el directo. Podíamos haberlo hecho enlatado, pero no quisimos”.

Quequé: “¡Quiero que se acabe esto!”

Tras la primera actuación de la noche, un micro abierto dejó oír entre bambalinas las palabras del presentador de la gala, el cómico Quequé: “¡Quiero que se acabe esto!”. Minutos después, le quitó hierro al asunto: “Es mentira, me lo estoy pasando muy bien”. Pero ya daba igual: su comentario se había colado en antena. El humorista se ríe de la situación y asegura a EL PAÍS que “fue lo menos grave que dijo entre bambalinas”. “Además, siempre me quiero ir de los sitios porque estoy mejor en mi casa”.

No ha sido excusa para RTVE. En un movimiento poco habitual, la cadena pública difundió ayer un comunicado para desmarcarse de un evento televisado que alcanzó 1.327.000 espectadores. “El deseo de la dirección de RTVE de promocionar y de apoyar a la música motivó la apuesta por la emisión de la gala de los premios Odeón (antes premios Amigo), el lunes 20 de enero por La 1, en directo y en la franja horaria de máxima audiencia”, recogía el comunicado. “Desgraciadamente el resultado de dicha gala, realizada y producida por AGEDI, estuvo muy alejado de los estándares de calidad que exige RTVE en sus programas”, añadía.

Fuentes de la cadena aseguran que la gala de los premios Odeón “no han cumplido las expectativas deseadas” y que, por eso, han querido hacer pública “su disconformidad”. Y, sobre todo, remarcan que televisión española “puso la antena para la emisión, pero que en todo momento se trató de un producto acabado”, es decir, la gala se emitió como un evento sin ninguna realización por parte de ellos. Desde el ente es lo que llaman “producto llave en mano”, un modelo distinto, por ejemplo, a la gala de los Goya, “un producto híbrido”, donde la cadena pone las cámaras y los realizadores, aunque la dirección y sonorización corren a cargo de la Academia del Cine.

La ceremonia de los premios Odeón registró un 9,3% de cuota de pantalla, quedando en segunda posición por detrás de Vivir sin permiso de Telecinco. Fue un mal dato para el prime time de La 1: la audiencia media de la cadena en 2019 fue de 9,4%, pero se supone que los programas emitidos en horario estelar deberían estar por encima para aprovechar el momento de más consumo televisivo del día. Una semana antes, La 1 tuvo más audiencia: 1.335.000 espectadores (19,1% de cuota) con la película Al límite.Un título que, además, caprichos del destino, anticipaba lo que se vivió en la noche del lunes en el Teatro Real.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >