EL INMADUROColumna
i

Panticosa

La música es como una casa, y yo vivo en el quinto. La literatura también lo es, en ella vivo en el primero. Me paso el día subiendo del primero al quinto

Actuación en uno de los escenarios del Festival de Panticosa.
Actuación en uno de los escenarios del Festival de Panticosa. / Europa Press

Estaba en el Balneario de Panticosa y sonaba la adaptación para dos pianos que Franz Liszt hizo de la Novena sinfonía de Beethoven. Los dos pianistas eran los hermanos Moreno Gistaín. Me emocionaron esos dos pianos, además creí estar viviendo dentro de una novela, dentro de La montaña mágica de Thomas Mann. Los pianistas transformaban sus rostros al calor de la tecla pulsada....

Más información