Las lectoras se multiplican durante el confinamiento

Una encuesta del gremio editorial desvela que la brecha lectora entre sexos se amplía durante el confinamiento y que cada lector consumió casi 4 libros durante los tres meses de aislamiento

Una joven lectora entre los libros.
Una joven lectora entre los libros.Alex Onciu

Durante el confinamiento las españolas han leído más todavía. Si en la antigua normalidad el 56% de ellas y el 44% de ellos se reconocían como lectores habituales, durante el aislamiento para evitar el coronavirus la distancia entre sexos ha crecido más todavía: el 66% de lectoras frente al 48% de lectores. Es decir, entre las mujeres ha crecido un 10% el número de lectoras, pero entre los hombres apenas un 4%, según la encuesta que el pasado junio realizó la Federación de Gremios de Editores de España (FGGEE). La brecha lectora entre mujeres y hombres crece hasta el 18%. Las mayores diferencias entre sexos suceden entre los 25 y los 34 años y a partir de los 45 los porcentajes tienden a igualarse.

Antes de la pandemia, la media de lectura que empleaban los lectores frecuentes era de seis horas y 50 minutos a la semana. El tiempo creció 90 minutos más a la semana con el confinamiento, en total ocho horas y 20 minutos, según las 1.200 entrevistas telefónicas encargadas para el estudio de la FGGEE. La intención del gremio era saber cuál había sido el papel del libro y de la lectura durante el aislamiento contra la covid-19 en España y el resultado es que también ha crecido el número de lectores: si antes el 50% de los encuestados se reconocían asiduos, durante el confinamiento crecieron hasta el 57%.

El formato de la lectura también desvela un aspecto importante: el 83% de los encuestados se definen como lectores de libro en papel frente al 38% en digital. De hecho, ha crecido un 22% el uso del libro electrónico frente a la caída del 16% del ordenador. Los informes de Libranda ya apuntaron a que el confinamiento doméstico estaba provocando unos registros de récord en ventas de ebook (más del 50%) y en el aumento de préstamo bibliotecario digital y crecimiento de más del 30% en tiempo de lectura, en plataformas de suscripción de libros digitales.

Las librerías se resienten

El nuevo estudio de la FGGEE asegura que el 72% de los compradores han adquirido sus libros por internet y el 28% en una tienda. Es decir, Amazon ha aprovechado su posición de privilegio durante la pandemia. De hecho, hace unos días Miguel Barrero, presidente de la FGGEE, declaraba que 2020 quizás fuera el año de la reconciliación con Amazon, porque “para los editores representa un canal importante de venta y que crece”. “Mientras respete las reglas del juego, nosotros no tenemos que oponernos a Amazon. Al tiempo estamos empeñados en mantener el tejido librero, porque es clave para los ciudadanos. El canal por excelencia seguiría siendo el librero”, aseguró Barrero, que al inicio de la crisis sanitaria creía que la industria editorial perdería un 33% de la recaudación anual, pero quizá se quede en un 25% de la cantidad.

Por otro lado, los lectores han leído casi 4 libros durante los tres meses de confinamiento. Uno de cada tres, en formato digital. El 70% de los lectores ha señalado que, con las librerías cerradas, los libros que han leído ya los tenían en el hogar. Y el 82% de los encuestados reconocen que leer libros les ha ayudado a llevar mejor el confinamiento. Al 18%, poco o nada. Le lectura ha proporcionado “entretenimiento”, “desconexión”, “relajación”, “tranquilidad”, “ánimo positivo”, “alegría”, “entusiasmo”, “ilusión”, “fuerza mental” y “seguridad”, por este orden. Quizá el peor dato se encuentre en la pérdida de lectores entre los menores de 7 a 13 años, que han caído del 86% al 77% de lectores semanales.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Versión muy original

Toda la información sobre estrenos, críticas y las películas del verano en el boletín semanal de Cine
APÚNTATE
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS