Gracia Barrios, la pintura como política

La artista, que definía su estilo como “realismo informal”, fallece a los 92 años en su Chile natal

La pintora Gracia Barrios.
La pintora Gracia Barrios.Paloma Baytelman

Gracia Barrios (Santiago de Chile, 27 de junio de 1927- 28 de mayo de 2020), a quien la afección del Alzheimer había debilitado y obligado a dejar de pintar, ha fallecido tras una complicación pulmonar a los 92 años. Artista de gran compromiso político, obtuvo el Premio Nacional de Artes Plásticas en 2011.

Hija del escritor chileno y Premio Nacional de Literatura Eduardo Barrios y de la pianista Carmen Rivadeneira, y esposa del destacado y reconocido artista de origen español José Balmes (1927-2016), también Premio Nacional de Arte en el año 1999, Barrios estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile, y formó parte en los años 60 del Grupo Signo, junto con Balmes, Alberto Pérez y Eduardo Martínez Bonati, colectivo influido por los postulados del movimiento informalista europeo y la sensibilidad por la lucha de la clase obrera. Casada con José Balmes desde 1952, ambos fueron estrechos colaboradores de Salvador Allende y del gobierno de la Unidad Popular, relación que se tradujo en exposiciones y pinturas murales de carácter público.

Obras como América, no invoco tu nombre en vano (1970) deslizaban el anhelo por una transformación social por parte de un pueblo esperanzado con el cambio. Barrios fue una de las creadoras que donaron obra para la inauguración del histórico Edificio de la UNCTAD en 1972, con un trabajo de grandes dimensiones, Multitud III, que fue, tras el Golpe de Estado del 73, retirado y abandonado. Igualmente, ellos abandonaron Chile con la llegada de la dictadura militar, viviendo en el exilio en Francia durante una década, muy cercanos a la causa republicana y a la oposición franquista de la vecina España. En este período la artista continuó pintando asociada a la Brigada Pablo Neruda, junto con nombres como José Martínez y Guillermo Núñez. Balmes y Barrios, tras su regreso a Chile en los ochenta, proseguirían con su labor artística compatibilizada con la docencia universitaria, en el caso de ella, en la Universidad Católica y la Universidad Finis Terrae.

El estilo pictórico de Barrios, que ella denominaba "realismo informal", se definía por su interés en la combinación de la abstracción y la figuración, en el que la mancha y la silueta conformaban muchedumbres en espacios abiertos. A través de una paleta de ocres y tonos oscuros, puntualmente animados por golpes de color, y de una técnica mixta que comprendía el collage con objetos y telas sobre lienzo, y el uso ocasional de tierras y arcillas con óleo y acrílico, los temas de sus trabajos versaban sobre la identidad latinoamericana, la lucha política de la clase trabajadora y el exilio, y la maternidad.

Sombras, huidas, miradas poblaban sus grandes pinturas que siempre esbozaban una profunda solidaridad con el pueblo y sus vicisitudes. Una de sus obras emblemáticas, la citada Multitud III, fue recuperada en el 2001 y expuesta en el Museo de la Solidaridad Salvador de Allende, donde permanece como donación. Institución a la que estuvo ligada junto con su esposo durante principios de los años 70 y en la que posteriormente José Balmes ejerció como director.

Su legado es conservado por su hija, la también artista Concepción Balmes Barrios (1957), quien proyecta la constitución de la Casa Museo Balmes-Barrios, cuya sede sería la hasta ahora casa-taller de Gracia Barrios y José Balmes, en el Barrio de Ñuñoa. Hogar en el que una bandera republicana española daba la bienvenida a los invitados.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS