Arte

Rodríguez Uribes responde a la cúpula del arte contemporáneo

El ministro de cultura envía una misiva a los 21 creadores que le escribieron quejándose por las ayudas al sector. En ella, promete instalar un centro en Tabacalera que complemente al Reina Sofía

El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, este martes.
El ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, este martes.EFE/ Moncloa / Borja Puig De La Bellacasa

El ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, ha decidido responder este lunes a la misiva que le remitieron hace dos días 21 nombres destacados del arte contemporáneo en España: figuras de primer nivel como Antonio López, Concha Jerez y Antoni Muntadas, quienes criticaron la gestión del Ministerio de Cultura en esta crisis de la covid-19 en lo que se refiere en particular al ámbito del arte contemporáneo. En un texto enviado a cada uno de los firmantes de la carta, Rodríguez Uribes ha contestado a las acusaciones de que se haya asignado al arte contemporáneo una cantidad mínima de las ayudas extraordinarias destinadas a apoyar y reforzar el sector cultural –un millón de euros para la protección y adquisición de arte contemporáneo de los 76,4 recogidos en un Real Decreto-ley del pasado 5 de mayo, y nada para el Patrimonio Histórico ni los museos– arguyendo que, al contrario de lo que se le achaca, “las medidas previstas por mi Ministerio […] no se limitan a una ‘exigua y ridícula cantidad’ (sic), en un contexto además de escasez y de graves perjuicios económicos y sociales para el conjunto del país”, sino que comprenden diferentes tipos de soluciones.

En la carta, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, el ministro de Cultura subraya que el “último acto público relevante [al que acudió] antes del Estado de Alarma fue Arco”, la feria de arte contemporáneo, y argumenta que solo dirige el Ministerio “desde hace poco más de cuatro meses, dos de ellos bajo esta terrible pandemia que estamos sufriendo todos”. Entre las medidas específicas para el arte, Rodríguez Uribes destaca el establecimiento de “una línea para facilitar el acceso a la financiación específica para las Bellas Artes (Patrimonio Histórico y Arte contemporáneo), dotada con 40 millones de euros y un fondo adicional general de 180 millones”, así como la próxima convocatoria de “dos importantes líneas de ayudas que suman cuatro millones de euros: una, para autónomos, microempresas y pymes, destinada a la modernización e innovación de las industrias creativas y culturales; y otra, para personas jurídicas sin ánimo de lucro, dirigida a la acción y a la promoción cultural”.

Además, añade que, desde antes de la aprobación del Real Decreto-Ley, “los profesionales y las empresas de las Bellas Artes podían beneficiarse de una prestación extraordinaria por cese de actividad para autónomos, se les garantizaba la prestación por desempleo o los ERTE y se permitía la exención para empresas de contribuciones a la seguridad social”, una serie de medidas de carácter general para todos los trabajadores, no solo los culturales.

Rodríguez Uribes, que no ha llegado a recibir directamente la carta de los 21 artistas contemporáneos, sino que ha sabido de ella por la prensa, apunta también en su respuesta que la reciente supresión de la Subdirección General de Bellas Artes del organigrama del Ministerio "no significa desinterés ni desconocimiento” del sector. “En primer lugar, porque las funciones y el personal de la Subdirección General suprimida pasan a la Subdirección General de Museos, bajo la superior dirección del Secretario General de Cultura. [...] En segundo lugar porque tengo el propósito de, en cuanto sea posible, otorgar personalidad administrativa a la Tabacalera [centro cultural en Madrid donde se ubica Promoción del Arte, gestionado por la Subdirección General de Bellas Artes] con el fin de crear un centro de arte que complemente el Museo Reina Sofía. Ahí trabajará el equipo de la suprimida Subdirección General”, apunta. “Yo comprendo que en una situación de crisis como la que vivimos todo esfuerzo parece insuficiente, pero querría decirle que mi ministerio sigue viviendo del Presupuesto aprobado en mayo de 2018, que ni siquiera estaba pensado para un Ministerio sino para una Secretaría de Estado”.

A lo largo de estas semanas de crisis de la covid-19 se han ido sucediendo las quejas desde el ámbito de las artes visuales, que se consideran maltratadas por el gobierno con respecto a otras manifestaciones culturales. Las quejas se centraron en un primer momento en lo que los profesionales del sector percibían como “clara falta de empatía” por parte del Gobierno al no adoptar medidas urgentes. A modo de protesta, el 10 de abril se convocó un “apagón cultural” en la Red, la plataforma donde durante este tiempo los artistas han ido subiendo contenidos para aliviar el confinamiento, muchas veces de manera gratuita. Cuando el pasado 5 de mayo se aprobó el Real Decreto-ley que prevé destinar 76,4 millones de euros a apoyar a la cultura, las seis asociaciones que componen la mesa sectorial del arte contemporáneo acusaron a Rodríguez Uribes de “falta de sensibilidad” y de “conocimiento” del sector de las artes plásticas y visuales.

“Nuestro descontento se convierte en indignación cuando comparamos las medidas y el espacio referido a nuestro sector” con el destinado a otras áreas de la cultura: “un millón de euros para las artes plásticas y visuales frente a más de 51 para las artes escénicas y la música, sólo por poner un ejemplo”, escribieron la Asociación de Directoras y Directores de Arte Contemporáneo de España (ADACE), Consorcio de Galerías de Arte Contemporáneo, Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales (FEAGC), Instituto de Arte Contemporáneo (IAC), Mujeres en las Artes Visuales (MAV) y Unión de Artistas Contemporáneos de España (Unión AC) en una carta abierta. Pocos días después se sumó la misiva dirigida por 21 de los grandes nombres del arte contemporáneo en España, entre los que también figuran Eva Lootz y Carmen Calvo: “En unos momentos en que se habla de volver a la normalidad”, expresaron, “consideramos que el papel de la cultura será primordial y determinante y por ello será nueva o no será”.


En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Más información

Lo más visto en...

Top 50