Los teatros alternativos no reabrirán al público al menos hasta septiembre

Las salas se volcarán en el apoyo a la creación en los próximos meses mientras se preparan para adaptar sus espacios a las nuevas condiciones de exhibición

Interior de la sala Cuarta Pared de Madrid.
Interior de la sala Cuarta Pared de Madrid.

Las 46 salas que conforman la Red Nacional de Teatros Alternativos han decidido no reabrir al público hasta septiembre (si las condiciones sanitarias lo permiten) y centrarse en la creación y el apoyo a los artistas a través de residencias, encuentros y articulación de recursos. “A estas alturas las temporadas estarían terminando ya, por lo que no merece la pena todo el esfuerzo que habría que hacer para adaptarnos a los nuevos protocolos de exhibición, que por otra parte todavía no están definidos del todo. Preferimos dedicar los próximos meses a nuestra otra faceta como espacios de creación y darnos tiempo para tramar bien la reapertura”, explica Jacobo Pallarés, presidente de la Red, que integra salas emblemáticas de toda España como Cuarta Pared o Teatro del Barrio de Madrid, Tantarantana o Joan Brossa en Cataluña, La Fundición de Bilbao, TNT y La Fundición de Sevilla y La Inestable o Ultramar de Valencia.

La decisión no se debe tanto a razones de rentabilidad económica, pues no es el objetivo de este tipo de salas, como de racionalizar esfuerzos. Según Pallarés, quieren organizar bien su reapertura porque una de sus características es la cercanía con su público. “Tenemos que pensar cómo mantener la complicidad con nuestros espectadores en las nuevas condiciones. No queremos que eso se resienta porque forma parte de nuestra identidad”, subraya.

Mientras tanto, las salas van a volcarse en su otra faceta como dinamizadoras del teatro contemporáneo y soporte de los creadores. La Red considera positivas las medidas de apoyo al sector anunciadas por el Ministerio de Cultura y va a centrarse en promover proyectos que ayuden a articular esos recursos, sobre todo para que puedan llegar a los artistas más vulnerables que han quedado fuera del acceso extraordinario a la prestación por desempleo aprobada por el Gobierno. También trabajarán estos meses en la organización de los encuentros de creación que celebra cada otoño en el Castillo Palacio de Magalia (Ávila) y mantienen la convocatoria del circuito de exhibición que se desarrolla también normalmente en otoño, que este año incluye 19 espectáculos, que girarán por los espacios de la red.

Aparte de las salas alternativas, prácticamente todos los teatros privados han dado por terminada su temporada y la mayoría está pensando en septiembre. Las condiciones de reapertura impuestas en las distintas fases de la desescalada, con la obligación de limitar el aforo a un tercio de su capacidad, hacen económicamente inviable la exhibición de espectáculos. Las asociaciones del sector están elaborando estos días una propuesta conjunta que enviarán en breve al Ministerio de Cultura para establecer un protocolo de reapertura (normas sanitarias y laborales) que haga posible la actividad tanto económica como artísticamente, con cuestiones tan peliagudas como la dificultad de mantener la distancia de seguridad entre los actores en el escenario.

Tampoco todos los teatros públicos tienen claro si reabrirán al público antes de otoño aunque la desescalada lo permita. Mientras el Nacional de Cataluña, el Liceo y Lliure de Barcelona dieron ya hace tres semanas por terminada la temporada, los dependientes del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (CDN y CNTC) no se han pronunciado todavía. El Ayuntamiento de Madrid, por su parte, ha anunciado que al menos hasta mediados de junio todos sus centros estarán cerrados.

Entre medias queda la temporada de festivales teatrales de verano. Ninguno de los grandes ha cancelado (Grec, Almagro, Mérida), aunque todos asumen que si se celebran tendrán que adaptar su formato a las nuevas condiciones. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, anunció ayer que a lo largo de esta semana va a plantear al Ministerio de Sanidad una propuesta para poder celebrar el de Mérida con una reducción en la programación y en el aforo de público, de manera que pueda servir como “un buen laboratorio” para retomar la actividad en otoño. “Hay que ir haciendo cosas”, dijo.

Más información

Lo más visto en...

Top 50