Día del Libro

Dónde y cómo comprar libros durante el confinamiento

Llega el Día del Libro y uno de los sectores más afectados por las consecuencias del coronavirus se moviliza. Esta es una guía con las distintas opciones

El sector del libro en general y las librerías en particular han sufrido como pocos las consecuencias del coronavirus y el confinamiento. Con los puntos de venta cerrados, Sant Jordi suspendido y la actividad editorial en mínimos, este jueves se celebra el Día del libro más atípico y complicado. El libro electrónico, impulsado por la situación y ayudado por la rebaja del IVA aprobada por el Gobierno, no plantea ningún problema, de hecho las ventas han subido más de un 50%, según el Informe Anual del Libro Digital 2019 realizado por Libranda, y plataformas como Storytel han aumentado sus suscriptores en más del 250%, según sus propios datos.

Sin embargo, si se quiere comprar un libro en papel, el formato que alimenta a las librerías y hace que el ecosistema siga funcionando, hay medios también, y no pocos. Todas las opciones incluidas trabajan con Correos Express u otros sistemas de mensajería que garantizan una entrega sin contacto y un sistema de pagos seguros. Esta es una guía de los principales.

Directo a la librería. Todostuslibros.com, web creada por la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros (CEGAL), es la mejor manera de acceder a la librería que, dentro o fuera de su ciudad, le pueda hacer llegar los libros. Hay ahora mismo más de un millón y medio de títulos disponibles, si bien desde la distribuidora Machado Libros nos aseguran que están trabajando con una veintena de librerías que piden de manera más o menos regular. Hay también otras trabajando con el stock que tienen en la tienda y que envían a diario, como Alberti en Madrid (de las más activas). La web de CEGAL permite buscar un libro, localiza en qué librerías está e identifica en cuáles se puede comprar ahora mismo. También, contribuir en la campaña Apoya tu librería. La red de librerías independientes Libelista, que fomenta el comercio de proximidad, funciona de una manera muy similar y es otra vía para ir directo a la tienda.

Grandes cadenas. Fnac, Casa del Libro o La Central son los principales ejemplos de grandes espacios que siguen activos online con sus centros cerrados. Todos aplican el 5% de descuento permitido por ley, un plazo de entrega de 24 a 48 horas (con el pertinente aviso de que puede prolongarse por la situación excepcional) y envío gratis para sus socios y para todos a partir de un importe (desde los 12 euros de la central a los 19 de la Casa del Libro). En la librería de El Corte Inglés las condiciones son similares.

En el corazón de Sant Jordi. Los aficionados al libro en Barcelona viven un momento triste, con su principal fiesta suspendida. Sin embargo, se pueden comprar y regalar libros. Aparte de las opciones ya consignadas en los dos apartados anteriores, hay otros ejemplos. Laie, con tres establecimientos cerrados por las circunstancias, ha puesto en marcha un plan para comprar y regalar libros este Sant Jordi con envíos gratuitos dentro de Cataluña a partir de 18 euros. También hay una larga lista de librerías que ofrecen la posibilidad de comprarlos ahora y recogerlos o que se los envíen cuando acabe el estado de alarma (así mantienen una fuente de ingresos y pueden hacer frente a los gastos mientras están cerrados) y otros ejemplos de pequeñas librerías muy activas, como La Llama o Calders, que envían los libros a domicilio ahora o al final del confinamiento. Llibreries Obertas es una red formada por editores independientes que propone también distintas opciones para comprar en lo que dure esta situación.

Iberlibro. Si lo que busca son libros usados o libros raros, este es su sitio. Al no ser una librería física, no le ha afectado igual el confinamiento. Sin embargo, al tratarse de un agregador de cientos de establecimientos, puede que haya algunos que no estén disponibles. En cualquier caso, el buscador selecciona aquellos que sí se pueden mandar a domicilio en estos momentos y en condiciones similares a las de antes de la pandemia. El coste del envío y el tiempo varía dependiendo de cada distribuidor.

Amazon. El que muchos dentro del sector apuntan como principal beneficiado del cierre temporal de las librerías sigue funcionando con normalidad. Los envíos llegan en un plazo que depende del origen del libro, pero si se compra un ejemplar que está en España no superan las 48 horas. Los gastos de envío son gratis para los socios de Prime y para los demás, en general, a partir de 19 euros.

La editorial se encarga. Uno de los sistemas más originales es el que puso en marcha Penguin Random House Grupo Editorial (PRHGE), que une dos eslabones de la cadena. Mientras dure el confinamiento, la editorial distribuirá a domicilio todos aquellos pedidos de sus libros que los compradores hayan hecho a las librerías. Cuando una librería reciba la solicitud de un comprador de un libro del grupo y no lo tenga, podrá solicitarlo a la editorial, indicando el domicilio del cliente. PRHGE prepara el paquete en su nombre, lo entrega en la dirección del comprador y envía el acuse de entrega a la librería. La venta, así, se mantendrá en la tienda. También destina el 10% de las ventas de libros que realice en megustaleer.com a la creación de cupones de 10 euros que se podrán canjear por libros (de cualquier sello) en las librerías cuando reabran.

Nórdica, por su parte, dedica el 35% de cada compra realizada en su web al establecimiento que elija el lector a la hora de hacer el pedido.

Cheques para el futuro. Muchas librerías en toda España han preferido suspender toda su actividad hasta el fin del confinamiento. Cálamo (Zaragoza) fue de las primeras en dar el paso con el argumento principal de preservar la salud de los repartidores y otras han seguido su camino. Pueden, sin embargo, adquirir bonos para futuras compras en la librería zaragozana dentro de la campaña Apoya a tu librería en todostuslibros.com y regalarlos o gastarlos más adelante. Otras han apostado por seguir enviando, como GIL en Santander o Bartleby en Valencia. Algunas, sin embargo, han puesto en marcha otras formas de promoción e ingresos mientras no puedan abrir. El cheque regalo es la principal, adoptada, por ejemplo, por Letras corsarias (Salamanca), Tipos infames y Cervantes y Cia (Madrid). El lector que quiera entra en sus webs, compra el cheque (de distintos precios y sin caducidad) para gastarlo más adelante o enviarlo como regalo. De esa manera permite que las cuentas de las librerías no estén a cero.

Con información de Laura Fernández

Más información

Lo más visto en...

Top 50