Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Centro Lorca apuesta por el teatro con una versión “libérrima” de ‘Yerma’

La dramaturga Lola Blasco indaga sobre el deseo en un montaje que dirige Pepa Gamboa y protagoniza María León

María León y Críspulo Cabezas, en un ensayo de 'La pasión de Yerma'.
María León y Críspulo Cabezas, en un ensayo de 'La pasión de Yerma'.

Una Yerma "libérrima", en palabras de su directora Pepa Gamboa, es la primera producción teatral impulsada por el Centro Federico García Lorca. La obra, que se estrenará este viernes en la sede de la institución en Granada, es una versión de Lola Blasco del texto del poeta granadino que traslada la acción a la actualidad y habla no solo del anhelo de ser madre, sino de todos los deseos que no se cumplen. La decisión del centro de iniciar su programa teatral con una revisión de una obra, en lugar de una puesta en escena fiel a un texto original, revela su deseo no solo de conservar el legado de Lorca, sino de abrirse a los creadores contemporáneos.

La pasión de Yerma, que podrá verse del 13 al 15 de diciembre en el teatro del Centro Lorca, está protagonizada por María León y producida por SEDA en colaboración con la Fundación García Lorca y CaixaBank. "Siempre he querido montar una versión de Yerma, pero ampliando los conflictos que plantean los deseos no cumplidos a todos los personajes. Tenía muchas ganas de trabajar con Lola Blasco, que es Premio Nacional de Literatura Dramática [2016] y una joven formadísima en distintos campos, no solo en teatro, sino también en filosofía o literatura. Ella ha escrito una obra más íntima que la original, una pieza contemporánea, un adjetivo que para mí significa, como decía Pepe Monleón, vivir con la gente", explica Pepa Gamboa, directora de escena reconocida por sus trabajos en el flamenco o por propuestas tan arriesgadas como La casa de Bernarda Alba que montó en 2009 con ocho mujeres gitanas del barrio de El Vacie y con la que ha llegado hasta numerosos escenarios europeos.

"La obra tiene 24 personajes, pero Lola Blasco los ha reducido a cinco, que representan todos esos conflictos y deseos que siguen existiendo en los pueblos, los mismos que recuerdo de mi niñez", explica la directora, nacida en Arahal (Sevilla), que ha desarrollado casi toda su carrera en la capital andaluza pero que hace dos años se mudó a Madrid porque "en el sur se ha condenado a dos generaciones a seguir siendo amateurs, ya que tienen que dirigir siempre para salas pequeñas porque no hay teatros grandes que les den una oportunidad".

"Creo que esta versión le gustaría mucho a Lorca, ha cambiado la estructura, pero queda bastante de su texto y, por supuesto, permanece su espíritu. Siempre he visto en Yerma más conflictos que el deseo de la maternidad, sentimientos que hemos tratado de reflejar, frustraciones, falta de libertad... Todos tienen un fuerte deseo carnal, pero es muy sutil, no hay nada explícito", aclara la directora, quien resalta uno de los personajes, el demiurgo, que encarna Mari Paz Sayago. "El equipo es estupendo y trabajar con María León ha sido muy fácil, ella tenía muchas ganas de hacer teatro y es una actriz generosa y disciplinada, con mucha fuerza en escena", ha explicado Gamboa este miércoles en Granada, en el descanso de uno de los ensayos.

El montaje, en el que también intervienen Críspulo Cabezas, Lucía Espín y Diego Garrido, iniciará después de Granada una gira por escenarios españoles con fechas cerradas ya hasta octubre de 2020 y que comenzará en el Espai Rambleta de Valencia (17 y 18 de enero) y continuará en el Teatro Lope de Vega de Sevilla (23 al 26 de enero).

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >