Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pop en español se cita en un potente concierto en Madrid

Más de 30 músicos se presentaron este viernes en el Wizink Center en un espectáculo de la Cadena Dial

Los cantantes Carlos Baute y Edurne.
Los cantantes Carlos Baute y Edurne.

Más de 30 cantantes y grupos de pop de España, Latinoamérica e Italia se dieron cita este viernes en el Vive Dial, organizado por la Cadena Dial. Cerca de 14.000 personas asistieron al Wizink Center, antiguo Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, para escuchar a artistas como los españoles Aitana, Antonio José y Ana Guerra, la italiana Laura Pausini, la banda colombiana Morat, el venezolano Carlos Baute y el mexicano Carlos Rivera.

Durante tres horas, en las que apenas hubo dos pausas de pocos minutos, los asistentes disfrutaron de una presentación llena de luces, pirotecnia, pantallas gigantes de alta definición y un sonido vibrante. El grupo madrileño Fangoria fue el encargado de abrir el espectáculo. Con apenas un par de canciones y una puesta en escena llena de bailes grupales, sus miembros prepararon la atmósfera de euforia que se mantuvo durante el resto del show.

El concierto, que comenzó a las nueve en punto, fue también el lugar de encuentro de varias generaciones, tanto en el público, donde se veían grupos de padres junto a sus hijos adolescentes, como en la tarima, por donde pasaron veteranos de la música como los Hombres G (que llegaron a uno de los topes anímicos de la noche con su clásico Devuélveme a mi chica) y talentos mucho más jóvenes como la onubense Marta Soto, que cumplirá 23 años en noviembre próximo.

Los locutores de Cadena Dial Luis Larrodera, Carmen Ramírez y Marta Briz fueron los anfitriones del recital, cuya bandera fue la igualdad entre hombres y mujeres. Además fue el espacio escogido para presentar la nueva imagen de la emisora, que ahora será dominada por el verde, el mismo color de los miles de papelitos y de globos que llovieron a mitad del espectáculo sobre los asistentes.

Los catalanes del grupo Estopa fueron los últimos en subir al escenario, que apagó sus luces a la medianoche. Fuera del Wizink Center, decenas de fans esperaron después del concierto para poder ver o retratar a sus ídolos un instante. Las ganancias de la presentación de este viernes serán destinadas a apoyar a la Fundación Mensajeros de la Paz, la cual lo invertirá en proyectos para favorecer a mujeres que se encuentran en situaciones económicas vulnerables en todo el país.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información