Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere Doris Day, estrella del Hollywood amable

La actriz y cantante, que fue nominada al Oscar en 1960 por ‘Confidencias de medianoche’, fallece a los 97 años

Doris Day Ver fotogalería
Doris Day, con su caniche en 1955. getty

Fue cantante y actriz. Activista en pro de los derechos animales. La viva representación del optimismo estadounidense tras la Segunda Guerra Mundial. La pizpireta por antonomasia del cine de Hollywood, que de sus mohines hizo una marca de la casa, y de sus medias melenas rubias, un casco de batalla. Doris Mary Ann von Kappelhoff obtuvo un éxito sorprendente con esas armas, sino fuera porque a ellas añadió una ingente capacidad de trabajo y sacrificio. Y un nombre artístico, Doris Day, que dejó atrás el inmanejable Von Kappelhoff. Day ha fallecido este lunes a los 97 años en su casa en Carmel (California) por complicaciones derivadas de una neumonía, ha informado su fundación para el cuidado de los animales. Hizo 39 películas, pero su labor en televisión, sus discos, y la buena selección que hizo de esos filmes le granjearon una popularidad extraordinaria, que le llevó a trabajar con maestros como Michael Curtiz o Alfred Hitchcock.

Nacida en 1922 en Cincinnati (Ohio), hija de descendientes alemanas, la carrera de Day despegó en la canción: en las dos décadas transcurridas entre 1947 y 1967 grabó más de 650 temas y 29 álbumes de estudio, según su web. Su padre fue profesor de música y organista y él impulsó la pasión de Day por la canción. Buena bailarina, un accidente de coche, en el que se fracturó su pierna derecha, acabó con su incursión en este campo. Barney Rapp, director de orquesta para el que trabajaba cuando tenía 15 años, le propuso que se cambiara el nombre y adoptara el de Day porque el suyo era poco comercial. Como vocalista del grupo Les Brown & His Band of Renown grabó la canción Sentimental Journey, que se convirtió en un himno para los estadounidenses de la Segunda Guerra Mundial y catapultó su carrera: en 1946 ya era la cantante mejor pagada del mundo gracias a su contrato con Columbia Records e inició su carrera en el cine.

Según su autobiografía, la noche antes de dejar Nueva York, donde residía, para irse de gira, en una fiesta se atrevió a entonar Embraceable You, de los Gershwin, y allí la escuchó Michael Curtiz, que le pidió que hiciera una prueba de cámara para su siguiente proyecto, Romanza en alta mar. Así entró Day por la puerta grande de Hollywood. Contratada por Warner Brothers hasta 1954, fue enlazando películas a su medida como Mi sueño eres tú, El trompetista –donde coincidió con otra leyenda aún viva de Hollywood, Kirk Douglas-, Té para dos u Operación matrimonio, casi siempre a las órdenes de David Butler, que sabía exprimir su talento musical.

Sin embargo, a Day le gustaban los riesgos, trabajaba al máximo para no quedarse atrás ni olvidada. Tras el exitazo Doris Day en el Oeste (1955), en el que encarnaba a Juanita Calamidad, interpretó a la cantante de jazz Ruth Etting en Quiéreme o déjame, junto a James Cagney, que la actriz consideraba su mejor interpretación. Así llegó El hombre que sabía demasiado (1956), con la que Alfred Hitchcock hizo en Hollywood un remake de su propio thriller británico y en la que Day cantaba ¿Qué será, será?, tema que ganó el Oscar a la mejor canción y en una de las baladas más famosas de la carrera de su intérprete. Hitchcock sacó partido de la canción, aparentemente inocente, para transmitir un mensaje entre los protagonistas del thriller. Fue en esta película, al ver cómo se trataba a los animales, cuando se despertó en Day su militancia en contra del abuso animal, contra el que en 1978 montaría su propia fundación

Qué será, que será.

Day rodó otro drama, El diabólico señor Benton, pero las malas críticas le devolvieron a la comedia ligera y musical, con la que obtuvo repetidos éxitos en la década de los sesenta: La indómita y el millonario, con Jack Lemmon; Juego de pijamas; Confidencias de medianoche, con Rock Hudson y su única candidatura al Oscar; No os comáis las margaritas, con David Niven; Pijama para dos y No me mandes flores, de nuevo con Hudson; Suave como el visón, dirigida por Delbert Mann y con el acompañamiento de Cary Grant; o Su pequeña aventura y Apártate, cariño, ambas con James Gardner.

Su estilo pizpireto no sobrevivió al terremoto del Nuevo Hollywood. En 1968, rodó su última película, El novio de mamá, y empezó su programa de televisión The Doris Day Show, que se mantuvo en pantalla hasta 1973 y con el que pudo solucionar sus problemas económicos provocados por las deudas de su representante y tercer esposo, Marty Melcher. Con problemas constantes en su espalda, solo pudo escribir –su autobiografía de 1976 levantó gran polvareda al revelar su vida amorosa y sus complicadas relaciones con sus cuatro maridos- y centrarse en su actividad en defensa de los animales, que le valió en 2004 la Medalla de la Libertad de la Casa Blanca. Además, junto con su único hijo, Terry Melcher (fallecido en 2004), al que tuvo con 19 años, regentó un lujoso hotel para perros, al más puro estilo kitsch. En 2011, con 89 años, publicó su 29º álbum musical, My Heart.

El pasado mes de abril, por su 97º cumpleaños, Day concedió una entrevista a The Hollywood Reporter, en la que confesaba cuánto añoraba a Hudson, su sorpresa por el cariño que aún recibía de sus fans y su irreductible pasión por la defensa de los animales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >