Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinos con alma

Nada resulta previsible en este wéstern aventurero e insólito en el que a veces aparece el lirismo

He perdido la cuenta de los múltiples años en los que los agoreros certificaron que el wéstern había entrado en irreversible agonía. Y, por supuesto, todos ellos eran calificados de crepusculares, adjetivo que debido a su abuso llegó a parecerme estomagante, otro fatigoso lugar común. Y si, efectivamente, ese género al que le debo tanto entretenimiento y emociones la hubiera palmado, creo que su despedida más grandiosa hubiera sido con la imagen de William Munny, aquel asesino profesional de Sin perdón, a lomos de su caballo en ese pueblo embarrado y en medio de la inmisericorde tormenta, gritándoles a los lugareños que le acechan en las sombras: “Os juro que si volvéis a hacer daño a una puta volveré para incendiar vuestras casas y mataros a vosotros y a vuestras familias, hijos de puta”. Iba en serio, la amenaza es heavy.

LOS HERMANOS SISTERS

Dirección: Jacques Audiard.

Intérpretes: Joaquin Phoenix, John C. Reilly, Jake Gyllenhaal, Riz Ahmed.

Género: wéstern. Francia, 2018.

Duración: 122 minutos.

Han pasado más de dos décadas desde la obra maestra de Eastwood y constatas que el wéstern no solo sigue vivo, sino que lo abordan los escasos pesos pesados que le quedan al cine estadounidense. Ahí están los hermanos Coen con la irregular pero también fascinante La balada de Buster Scruggs, Quentin Tarantino con Los odiosos ocho y González Iñárritu con El renacido.

De Los hermanos Sisters te sorprenden muchas cosas, empezando por su estrambótico título. También saber que los espectaculares paisajes en los que se mueven los personajes no pertenecen a Utah, Arizona, Oregón, California o Texas, sino algo mucho más cercano y menos exótico para nosotros como Huesca y Almería. Y, cómo no, que esté dirigida por el francés Jacques Audiard, especializado en retorcidos y perturbadores dramas urbanos y autor de Un profeta, una de las mejores y más duras películas carcelarias que he visto.

Y me siento despistado y a la expectativa durante el arranque de Los hermanos Sisters. Parece un wéstern con vocación de rarito. Pero me va sorprendiendo y enganchando, los personajes, que inicialmente podrían parecer tópicos, escapan pronto del cliché, nos van revelando que pueden existir alma, anhelos frustrados, sueños, catarsis, ansia de redención en gente inmersa durante toda su vida en la violencia. Son dos hermanos de profesión exterminadores. Trabajan para un magnate y cumplen sus órdenes sin hacer preguntas. Consisten fundamentalmente en perseguir y ejecutar a la gente señalada. Les van a ocurrir muchas cosas, van a encontrarse con una fauna pintoresca, se van a pelear entre ellos, se van a cuestionar su existencia, yendo a la caza de un buscador de oro, un sabio de la química, que también ejerce de humanista. Nada resulta previsible en este relato aventurero e insólito en el que a veces aparece el lirismo, oscuro y luminoso, con un tono muy atractivo, con un desenlace precioso.

La protagoniza John C. Reilly, un actor que adoro, tan versátil como creíble, al que identificamos como interprete de reparto. Y a su lado está Joaquin Phoenix, un tipo que siempre me pone muy nervioso, que me carga. Ya saben que siempre soy de extremos. Audiard consigue que en esta película Phoenix me resulte soportable, incluso digno. Y Jake Gyllenhaal siempre es un valor seguro. Es una película que veo y escucho tan bien como la recuerdo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información