Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un editor que defiende el fascismo incendia el Salón del libro Turín

La presencia de la firma, vinculada al partido CasaPound y editora de un tomo de entrevistas con Matteo Salvini, ha provocado la cancelación de varios autores

Matteo Salvini, este martes, en un mitin de la Liga Norte.
Matteo Salvini, este martes, en un mitin de la Liga Norte. Getty Images

El fascismo, ya sea por un motivo u otro, vuelve a estar de moda en Italia. El retorno se da con especial fuerza en el sector editorial, pero hasta ahora no de la manera en que ha explotado durante el Salón del Libro de Turín, la feria más importante del país. Ahora, la presencia de una editorial vinculada al partido fascista CasaPound ha provocado que algunos autores cancelen su participación en la cita. Altaforte, además, es la firma que publica un libro-entrevista del ministro del Interior, Matteo Salvini, líder de la ultraderechista Liga.

La 32 edición de la feria, que arranca este jueves y estará abierta hasta el 13 de mayo, tendrá el español como lengua protagonista y será inaugurada por el escritor Fernando Savater. Pero ha quedado empañada desde el principio por la polémica. El fundador la editorial, Francesco Polacchi, que se reconoce como fascista, considera que se trata de una excusa para "censurar" a Salvini. El editor no piensa retractarse de sus palabras y ha confirmado en todo caso su asistencia al salón.

La presencia de Altaforte, sin embargo, ha provocado la cancelación a la cita de autores como el novelista gráfico Zerocalcare o la presidenta de la Asociación de Partisanos, Carla Nespolo. Además, el escritor Christian Raimo presentó también su dimisión como asesor del evento tras tachar de "neofascistas y racistas" a algunos participantes. Pero las cancelaciones van más allá del sector editorial y el Memorial del campo de concentración de Auschwitz ha asegurado en Twitter que no piensa hacer acto de presencia si lo hacen editoriales que "cuestionan los hechos históricos que derivaron en el Holocausto y proponen de nuevo una idea fascista de la sociedad".

Salvini, como era de esperar, abogó por la inclusión de la editorial que publica el libro que le entrevista. “Yo soy antifascista. Pero también anticomunista, antirracista, antinazi y anti todo lo que se pueda ser. Pero la cultura es cultura. Venga de donde venga”, señaló preguntado por la prensa.

El director del Salón, Nicola Lagioia trató de apagar el incendió con un comunicado en el que presentó el encuentro literario anual como "un lugar de cambio, de debate, de compartir, de fiesta" y pidió "no caer en provocaciones de quienes solo quieren visibilidad". "Turín es una ciudad profundamente antifascista y su población tiene experiencia y sabiduría. No acepta las provocaciones de quien solo quiere visibilidad".

Lagioia, a su manera, defendió el derecho de la editorial a no ser excluida del evento. "Es hora de que las autoridades consideren si hay motivos para confrontar estos partidos con la Constitución, que prohíbe la refundación del Partido Fascista. Mientras, más allá de mi opinión —pues no me agrada la presencia de esa editorial—, creo que otra cosa es impedir su derecho".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información