Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todas las poesías del siglo XXI se unen en el Teatro Real

Cuatro poetas de las redes comparten versos en una cita con García Montero, Luisa Castro y Sergio C. Fanjul organizada por EL PAÍS y cadena SER

De izquierda a derecha, Miguel Gane, Loreto Sesma, Ana Elena Pena y David Galán, en el Encuentro de Poesía en el Teatro Real.
De izquierda a derecha, Miguel Gane, Loreto Sesma, Ana Elena Pena y David Galán, en el Encuentro de Poesía en el Teatro Real.

El encuentro Poesía 4.0 permitió realizar este jueves en Madrid un viaje en el tiempo, un recorrido de casi 40 años por la poesía española sin salir de la sala Gayarre del Teatro Real. Allí se han congregado desde un representante de la poesía de la experiencia, Luis García Montero, hasta la poesía urbana de Loreto Sesma que se multiplica a través de las redes y causa furor entre miles de jóvenes followers. Entre ambas generaciones, actuando de bisagra, estuvo Sergio C. Fanjul, quien se ha creado un nombre por los cauces habituales del género, pero también utiliza las redes sociales y los escenarios. La cita, organizada por El PAÍS y la cadena SER en colaboración con Loterías y Apuestas del Estado en su programa de fomento de la lectura, se suma a la celebraciones en torno al Día del Libro para aportar una reflexión sobre la poesía urbana como palanca para conseguir nuevos lectores y a la contribución de las redes sociales en el auge del género poético.

“La poesía no es un desahogo o el resultado de una campaña de publicidad. Corremos el peligro de confundir la buena poesía con un libro que vende mucho”, ha afirmado García Montero, director del Instituto Cervantes. “La nueva realidad digital está creando una relación muy rápida entre lo privado y lo público, un espacio en el que se ha movido siempre la poesía, por eso se ha puesto de moda. Insisto en que la poesía es buena siempre que dignifique la relación entre lo privado y lo público y no caiga en los contenidos basura que se transmite a veces en las redes sociales”, apuntó el poeta. García Montero es uno de los tres autores que, en la Granada de principios de los ochenta, defendieron la nueva sentimentalidad para alejarse del hermetismo de los novísimos de la generación anterior.

Para el escritor y periodista de EL PAÍS Jesús Ruiz Mantilla, moderador de la charla entre García Montero, Fanjul y la poeta Luisa Castro, Internet ha marcado el género. "Antes no eras poeta hasta que no veías publicado un primer libro; ahora puedes serlo desde el primer momento que compartes un poema en las redes sociales y el libro no es más que un trofeo accesorio".

Desde la izquierda, Jesús Ruiz Mantilla, Luis García Montero, Sergio C. Fanjul, y Luisa Castro. ampliar foto
Desde la izquierda, Jesús Ruiz Mantilla, Luis García Montero, Sergio C. Fanjul, y Luisa Castro.

Poesía 4.0 ha dado voz a cuatro autores que representan el fenómeno de lo que algunos llaman parapoesía, poesía mainstream o urbana: Loreto Sesma (zaragozana de 22 años), David Galán Redry (vallisoletano de 32 años), Ana Elena Pena (murciana) y Miguel Gane (nacido en Rumania hace 25 pero reside desde 2002 en España). En el encuentro, ante una sala llena (200 personas) de jóvenes y acompañados al piano por César Ausejo, los cuatro dialogaron a través de sus versos, en un ejercicio de "micrófono abierto" tan habitual en la poesía urbana.

Aunque a Loreto Sesma, estudiante de Periodismo, le hubiera gustado estar "en la mesa de los mayores". "Normalmente, a todos los que publicamos en las redes nos meten en el mismo saco y, es cierto, compartimos algunas características, pero no somos iguales", ha afirmado la autora con cuatro poemarios publicados y autora de un ensayo, sobre El príncipe, de Maquiavelo, que pronto verá la luz.

La primera red social de Redry, maestro de Educación Infantil, fue el autobús de línea que le llevaba al instituto. “Cuando me iba dejaba post-it con poemas pegados en los asientos”, recuerda y confiesa que, aunque ahora publica y difunde sus creaciones a través de las redes, la audiencia nunca le ha quitado el sueño. “Me da igual un puñado de amigos que un millón de personas; lo importante es el contenido”.

A Miguel Gane, con 450.000 seguidores en las redes, le molestaba que no lo tomaran en serio, pero ya lo ha superado. “Sé lo que es que una lectora que iba a suicidarse me confiese que un poema mío le salvó la vida”, comenta el rumano que siempre ha escrito en castellano y encuentra sus versos tatuados en algunas de sus seguidoras. “El 80% son mujeres de 18 a 34 años”, aclara.

“Que la poesía esté de moda es una cosa inaudita”, ha reflexionado Fanjul, autor de cuatro poemarios y miembro de Los Peligro, el dúo que forma junto a Liliana Peligro y con el que ha recorrido los principales festivales del género. “Estamos viviendo el auge de jóvenes que se han saltado el establishment poético. No vienen del tronco común, de las buenas editoriales o los grandes premios; sino de las redes sociales donde tienen miles de seguidores, que son casi fans. Después han llegado las grandes editoriales y los han fichado e, incluso, han creado colecciones de poesía que antes no existían”, apunta Fanjul, en referencia a Espasa, en la que ha publicado Redry tras ganar un premio convocado por la editorial con su poemario Huir de mí, que saldrá el próximo martes (30 de abril), o Aguilar que en 2018 ha sacado Aquelarre de muñecas, de Ana Elena Pena, quien además es artista plástica.

“Lo que ocurre ahora en las redes, desde donde se atrae la atención hacia la poesía y se desarrolla el gusto por el significado de las palabras, es similar al espacio que ha ocupado la tradición oral. En ambos campos no existe esa inhibición que sientes cuando tienes que estar a la altura del jurado de un premio o de un editor, es algo más libre que ha traído frescura. Y, personalmente, no sé si es más válido el gusto de muchos o el de unos pocos”, ha reflexionado Luisa Castro, poeta y directora del Instituto Cervantes en Burdeos, quien el año pasado publicó Actores vestidos de calle (Visor), después de un silencio editorial de 13 años.

La cita terminó con más lirismo, pero musical y a cargo de Marlango, el dúo formado por Leonor Watling (voz) y Alejandro Pelayo (piano) que lleva 15 años investigando y cambiando de registro para seguir sorprendiendo a la audiencia. "Estamos encantado de estar en el Teatro Real hablando de poesía, algo que hace unos años hubiera sido casi un acto subversivo", apuntó Watling.


 

Cifras y caras del fenómeno

Explosión en redes. Miguel Gane cuenta con 289.000 seguidores en Instagram, la red social más popular entre los jóvenes. Redry, con 207.000. Loreto Sesma tiene 68.000 y Ana Elena Pena, 16.700.

Recitales públicos. Han ido cambiando de formato desde las primeras sesiones en pequeños bares de barrio. Hoy tienen lugar en teatros de tamaño medio. Las entradas para un espectáculo de este tipo de Elvira Sastre, una de las mayores representantes de este fenómeno, oscilan entre los 10 y 15 euros.

Tirón editorial. La editorial Visor es una de las que más publica a estos autores. También Espasa (Grupo Planeta) y Aguilar (Random House), que se han lanzado a publicar poesía paralelamente al éxito alcanzado por estos mileniales. Toda la fidelidad del universo, del poeta ecuatoguineano César Brandon (Espasa, 2018) o La soledad de un cuerpo acostumbrado a la herida, de Sastre (Visor, 2016) han sido algunos de los mayores éxitos de ventas.

Premios. Huir de mí, de Redry, obtuvo el pasado marzo el premio de Poesía de Espasa, dotado con 20.000 euros. Loreto Sesma, el Ciudad de Melilla en 2017 con Alzar el duelo, galardón cuya cuantía asciende a 18.000 euros. Miguel Gane estuvo nominado al Premio Nacional de Poesía en 2017.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >