Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cultura modificará la ley para dar más protección al patrimonio industrial

José Guirao presenta en Almería la segunda fase de rehabilitación del Cable Inglés, el cargadero de mineral de principios del XX, uno de los símbolos de la ciudad

La protección del patrimonio industrial tendrá un mayor protagonismo en la legislación que, como ha anunciado el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, esta mañana en Almería, se modificará para recoger "más claramente" todo lo relativo a la tutela de estos bienes. Guirao ha revelado su intención de ampliar la ley de patrimonio histórico español durante la presentación de la segunda fase del proyecto de restauración del Cable Inglés, el antiguo cargadero de mineral El Alquife, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), en la capital almeriense. "Este patrimonio es riquísimo en Andalucía y, particularmente, en Almería, que tiene algunas de las mejores muestras del país junto al País Vasco y a Asturias", ha afirmado el ministro.

La primera fase de las obras de rehabilitación del Cable Inglés, una de las construcciones más representativas de la ciudad, realizada entre 1902 y 1904 en hierro, acero, hormigón y madera por el ingeniero escocés John Ernest Harrison, comenzó en 2010. El muelle, que se erigió siguiendo la escuela de Gustave Eiffel, estuvo en uso hasta 1970 y fue declarado BIC en 1998. Inaugurado por Alfonso XIII, tiene 108 metros de longitud y 16 de anchura y representa un singular monumento, inmueble-máquina, del patrimonio Industrial español.

Guirao ha subrayado el especial "hincapié" que se hará en la protección del patrimonio industrial, al igual que sucederá con la "nueva figura del paisaje cultural", que comprende la integración de los bienes con el área que los alberga. "Es el paisaje que hacemos los ciudadanos a lo largo de los siglos", ha aclarado Guirao.

Junto a Carmen Ortiz, presidenta de la Autoridad Portuaria de Almería (APA), titular del Cable Inglés, y el arquitecto Ramón de Torres, responsable del proyecto, el ministro ha sostenido que se pretende acondicionar el cargadero para que lo usen los ciudadanos, que es el "objetivo último y principal". Y ha defendido que el Cable Inglés encaja de una "manera visionaria" con la antigua estación del ferrocarril de Almería, otro ejemplo de la arquitectura industrial, y con la orografía de la ciudad de una "forma elegante y práctica".

"Los valores del cargadero ya nadie los discute, son de primer nivel nacional e internacional. Su rehabilitación es un muy buen ejemplo del proyecto para recuperar el patrimonio industrial para toda España", ha añadido.

"Esta actuación no tendrá solo importancia local o provincial, sino que será un ejemplo nacional de los buenos usos y prácticas para este tipo de arquitectura", ha defendido Guirao y, ante las cercanas elecciones municipales, ha llamado a los partidos políticos a reabrir el debate sobre cómo impulsar su puesta en marcha y darle contenido.

La presidenta de la APA ha explicado que tras la primera fase, realizada entre 2010 y 2012 con 2,7 millones de euros procedentes del 1% Cultural, en la que se aseguró la estructura metálica del cargadero que se adentra en el mar, la segunda contará con un presupuesto de unos tres millones, de los cuales 2,2 millones son a cargo del Ministerio de Fomento tras el acuerdo firmado en 2018 por la comisión interministerial de Fomento y Cultura para la actuación sobre bienes de especial interés arquitectónico, histórico y artístico, vinculados a ambos ministerios.

El proyecto de rehabilitación saldrá a licitación de "forma inmediata" en un mes y medio, y la obra estará adjudicada antes de este verano, con un plazo de 15 meses, por lo que a finales de 2020 o inicios de 2021 estará concluida. Entre los primeros objetivos del proyecto está enlazar la estación del ferrocarril y el cargadero con un paseo peatonal.

Según Ramón de Torres, se mantendrán los elementos inmuebles y el pavimento de madera, dejando abierto un posible uso a los raíles, añadiendo los elementos de seguridad exigidos por normativa y un sistema de iluminación en los pies derechos del cargadero que no tendrá "impacto visual". También habrá elementos de control para el acceso, escaleras y un ascensor para garantizar que cualquier pueda acceder al mismo. Posteriormente se podría incluir en la parte de descarga espacios expositivos, salas de usos para actividades diversas e, incluso, una cafetería.

Por otra parte, el ministro de Cultura confirmó también la aportación de unos 300.000 euros para obras de adaptación de la Biblioteca Pública de Almería, una inversión de 200.000 euros para la ampliación del Centro de Fotografía Pérez Siquier y que el Auditorio de Almería se reincorporará al Programa Platea de circulación de artes escénicas que desarrolla el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), al que seguirán los teatros de El Ejido y de Vera. Los presupuestos de 2019 de Cultura y Deporte también destinarán 300.000 euros para el Centro de Actividades Náuticas de Almería.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información