Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco Coll, premio de composición en los ICMA 2019

El valenciano ha sido galardonado en la categoría de composición de los Premios internacionales de música clásica, que también han reconocido al pianista Javier Perianes como artista del año

El músico valenciano Francisco Coll.
El músico valenciano Francisco Coll.

Francisco Coll (Valencia, 1985) es un compositor que pinta cuadros, o quizá también un pintor que compone obras musicales. “Pinto desde que tengo uso de razón y no veo gran diferencia entre pintar y componer”, reconocía a EL PAíS esta misma mañana por teléfono desde su casa en Lucerna. Coll describe su proceso creativo en clave pictórica: “Pinto a partir de un boceto rápido en carbón o con colores aguados, que después refino; y compongo de forma muy similar: con celeridad para conseguir un discurso más orgánico y fluido, aunque después depure cada pasaje”. Además, el compositor valenciano suele pintar un cuadro relacionado con cada una de sus composiciones. Lo acaba de hacer con su última obra, un doble concierto titulado Les plaisirs illuminés escrito para la violinista Patricia Kopatchinskaja y la violonchelista Sol Gabetta por encargo de la Camerata de Berna que se estrenará en junio. “Es un cuadro que, aparte de óleo y acrílico, incluye plástico quemado e incluso también cuerdas desechadas del violín de Patricia y del violonchelo de Sol”, aclara. 

Coll acaba de ser galardonado con el recién creado premio de composición en los ICMA 2019, los premios internacionales de música clásica que otorgan, desde 2011, críticos musicales de revistas y medios de comunicación de catorce países europeos, incluido España (la revista Scherzo). El galardón fue anunciado este jueves a través de la web y destaca la ascendente trayectoria internacional del compositor valenciano, tras convertirse, en 2009, en el único estudiante privado del británico Thomas Adès. “Una progresión ascendente que lo ha convertido en una de las voces más sólidas e interesantes de la escena internacional, con estrenos regulares en la London Symphony Orchestra, Los Angeles Philharmonic, Ensemble Intercontemporain y London Sinfonietta”, destaca la web oficial de los ICMA. “Mi vida consiste en estar encerrado en un estudio trabajando y que te venga un reconocimiento así es una inmensa dosis de energía para seguir adelante. Además te entra vértigo cuando ves tu nombre al lado de músicos tan importantes”, reconoce Coll que ha compartido palmarés con el pianista brasileño Nelson Freire, pero también con el español Javier Perianes, cuyo premio como artista del año en los ICMA ya había sido anunciado con antelación.

El compositor valenciano valora que se haya incluido un premio de composición en los ICMA. “Es muy necesario dar visibilidad a la creación de música contemporánea, pues la figura del compositor no participa del mercado de igual forma que un escultor o un novelista”, reconoce. Para Coll los compositores actuales más interesantes son los que tienden puentes y analogías con el pasado, como su maestro, Thomas Adès, pero también el danés Hans Abrahamsen o el alemán Jörg Widmann. En la actualidad mantiene una agenda rebosante de actividades y proyectos, dentro y fuera de España. Aparte de mantener residencias como compositor en la Camerata de Berna y la Orquesta de Valencia y del Palau de la Música, y estar pendiente de iniciar otra en la Deutsche Kammerphilharmonie de Bremen, mantiene colaboraciones con el Festival de Música Religiosa de Cuenca y la Universidad Internacional Menendez Pelayo. Y trabaja en varias composiciones, como un concierto para violín, comisionado por seis orquestas internacionales, entre ellas la London Symphony con Simon Rattle, y en una ópera con la libretista Meredith Oakes para la Royal Opera House, Covent Garden, de Londres.

Pinto a partir de un boceto rápido en carbón o con colores aguados, que después refino; y compongo de forma muy similar

Entre sus composiciones más relevantes, Coll destaca su opus 1, Aqua Cinerea (2006) para orquesta, la obra que propició sus estudios con Adès en el Reino Unido. Pero también el primer resultado de su magisterio, Hidd’n Blue (2009-11), que estrenó con la London Symphony, y Piedras (2009-10) para conjunto instrumental, que escribió para la Filarmónica de Los Ángeles y Gustavo Dudamel. En ambas ha desarrollado su interés por el surrealismo y ha utilizado la técnica de la escritura automática de André Breton. Pero también ha escrito obras bajo el influjo de la sociología de Gilles Lipovetsky, como su serie de Hyperludies(2014) para violín solo, o Zygmunt Bauman, que inspiró su obra Liquid Symmetries (2013) para orquesta de cámara. También ha escrito una ópera breve, Café Kafka (2013), que se estreno en el Festival de Aldeburgh y ha sido representada en el Palau de les Arts de Valencia. Ha encontrado, incluso, una forma instintiva de integrar el flamenco en su música, tal como demostró en Four Iberian Miniatures (2015), donde utiliza un fragmento del Anda jaleo lorquiano, o en su Concerto grosso (2016), que estrenó la Orquesta Nacional de España junto al Cuarteto Casals. Y tampoco faltan en sus composiciones referencias a su tierra, como ha hecho en Turia(2017), una obra para guitarra solista y conjunto instrumental donde homenajea ese río casi surrealista, que no tiene agua, que paseas por su interior, tiene jardines y hasta un teatro de ópera. Pero quizá su obra más relevante sea Mural (2013-15), una composición para gran orquesta donde compila todo su universo sonoro, desde el surrealismo y la modernidad líquida hasta sus referencias al pasado musical español, que representa aquí el Réquiem, de Tomás Luis de Victoria, como ruinas sonoras de la decadencia contemporánea.

Los ICMA 2019, que incluyen ocho premios especiales y dieciséis modalidades para grabaciones de audio y video, serán entregados, el próximo 10 de mayo, en una ceremonia que tendrá lugar en el KKL de Lucerna y que contará con la actuación de la Sinfónica de Lucerna bajo la dirección de Lawrence Foster junto al premiado Nelson Freire como solista. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >